Reporte de inteligencia

El Yunque pierde fuerza en el PAN

Al revisar la integración del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, se ve con claridad. De los 40 integrantes, solo hay dos de El Yunque. El grupo secreto de ultraderecha pierde fuerza al interior del Partido Acción Nacional (PAN).

El Yunque se debilita.

Basta decir que en la anterior dirigencia del partido, una tercera parte del Comité era de El Yunque. Era un grupo dentro de otro grupo. Los yunquetos eran una corriente conservadora con la que había que negociar para hacer los grandes cambios. Ahora Gustavo Madero designó solo a dos yunques: Marco Adame, el ex gobernador de Morelos, quien se la jugó con él en la contienda interna; y Héctor Larios, el ex coordinador del PAN en la Cámara de Diputados Federal.

El líder nacional Gustavo Madero agarró el control total del partido y dejó muy pocos espacios para los adversarios del grupo de Ernesto Cordero y Juan Manuel Oliva. Podríamos decir que están fuera los activistas ligados al ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y están relegados los miembros de El Yunque.

Este grupo secreto y católico, llegó a ser muy poderoso en el PAN, sobre todo en el gobierno de Vicente Fox Quesada. De hecho ellos fueron fundamentales para el proyecto de Fox y el triunfo de Acción Nacional en el año 2000. Por lo mismo ellos se metieron a Los Pinos, tenían funcionarios de alto nivel y muchos diputados federales y alcaldes. Sin embargo El Yunque cometió varios errores cuando estuvo en el poder. El grupo se dividió en la lucha por los espacios y sus integrantes comenzaron a caer en actos de corrupción. De tal forma que se perdió la obediencia de la Organización y la forma en que se ponían de acuerdo.

El Yunque pretendía operar con la obediencia de una cofradía secreta, cuando ya actuaban como un partido político, con la tentaciones del dinero y los negocios.

El resultado es catastrófico para la organización.

Ahora El Yunque está dividido en tres yunques y no hay un proyecto en común. Cada integrante jala por su lado y solo coinciden en temas ideológicos como el aborto o los matrimonios entre personas del mismo sexo.

El Yunque está en decadencia. Y su participación en el PAN Nacional es una muestra de eso. A nivel local, tampoco han tenido muy buenos momentos: perdieron la elección interna para la gubernatura y no tienen cargos de alto nivel de responsabilidad.

Aunque tampoco hay que darlos por muertos.

Los miembros de El Yunque han demostrado que son pacientes y seguramente se están preparando para volver a pelear los espacios de poder en Guanajuato y en México.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com