Reporte de inteligencia

¿Vamos a permitir las autodefensas en Guanajuato?

Ya está ahí la primera intención ciudadana real de crear autodefensas en Guanajuato. En el municipio de Silao, en el fraccionamiento Valle de San José, los vecinos colocaron unos letreros que dicen: “Ratero atrapado. Ratero madreado. Atentamente: Autodefensas de Fraccionamiento Valle de San José”. Se autodenominan autodefensas.

Hay que hacer una lectura correcta del hecho. No son autodefensas de hombres armados con metralletas, como en Michoacán, sino que son los vecinos organizados para cuidarse de los ladrones, sin armas. Pero claro que la acción misma está en los límites de la legalidad. Basta leer uno de los letreros que colocaron en la misma colonia. Así dice la cartulina: “Cuidado. Si ves alguna persona sospechosa no avises a la policía, llama a los Autodefensas de Valle”.

Es decir que los vecinos quieren hacer las funciones de la policía. Y de hecho un vecino nos contó cómo ya capturaron a un ladrón hace unos días, sin llamar a la policía, como en Michoacán o Oaxaca.

Vamos a esperar la respuesta del Gobierno del Estado y del gobierno de Silao. Por supuesto que a nadie le agradará el que unos vecinos estén tomando decisiones en un territorio determinado.

Y es que esta idea vecinal de unirse amenaza con crecer en muchas regiones de México. Así pasó en Colombia la década pasada. Primero surgieron grupos aislados en regiones concretas y después Colombia llegó a tener 700 grupos de autodefensas en todo el territorio nacional.

El concepto de autodefensa tendría que ser muy positivo en una comunidad cualquiera. El origen es legítimo. Es la intención de que los vecinos o habitantes se cuidan solos, en un espíritu de solidaridad y de unidad. Pero el concepto se ha torcido en la realidad con las autodefensas de Colombia y las de México en los últimos años, en donde los grupos están formados por gatilleros y criminales que aprovechan la circunstancia para armarse.

Acá en Silao el origen es auténtico. Un grupo de vecinos que quieren cuidarse entre ellos para enfrentar a los delincuentes. Cualquiera quisiera tener un grupo en su colonia para apoyarse entre todos y capturar a los delincuentes, sobre todo cuando vemos que las autoridades no actúan con rapidez en los casos que se les presentan. Pero eso es de alto riesgo para el estado de derecho. Cuando los vecinos comiencen a darse cuenta que tienen cierto poder en el fraccionamiento, podrían presentarse los excesos y los abusos. ¿Y ahí quién nos cuidará de las autodefensas? ¿Como en Michoacán quién los cuida de El Americano?

Ahí está el caso.

Vamos a ver qué hacen nuestros gobernantes. ¿Disuelven de inmediato la autodefensa de Silao? ¿O los dejan vigilar bajo supervisión del Gobierno?

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com