Reporte de inteligencia

Vamos León Vamos

Alguna vez pensamos que una final de futbol estaba arreglada. Era aquella final de León contra Irapuato en el 2003. Y el supuesto arreglo fue un desastre.

Carlos Ahumada era dueño del equipo León y había comprado al Irapuato, antes de la final. El dueño del Irapuato supuestamente era el joyero Kleber Mayer y había recibido un anticipo de la compra. De tal forma que ganara quien ganara, un equipo de Carlos Ahumada estaría en Primera División. Así que el León tenía seguro su regreso al máximo circuito.

En los hechos, el arreglo, fue una tragedia.

Ese día fuimos al estadio León a ver la final.

Muchos creíamos que el Irapuato se dejaría ganar, por órdenes de Carlos Ahumada, y no había ansiedad en las gradas. No sentíamos ese miedo de las finales, porque en el fondo, creíamos que estaba todo arreglado. De pronto nos metió un gol el Irapuato.

La gente no gritaba en las tribunas. León empató con gol de Ulises González, y pensamos que venía lo mejor. Nadie echaba porras, ni mostraba coraje. Era esa seguridad interna que te da el “está arreglado”.

Hasta que la realidad, nos destrozó.

En los últimos minutos, Ariel González nos metió el 2-1 y nunca llegó el arreglo. El Irapuato se llevó una ventaja y en los siguientes días, sucedió aquel pleito por el estadio Sergio León Chávez, en donde un enmascarado tiró balazos y hubo patadas y peleas.

En el partido definitivo, el Irapuato ganó 1-0 y subió a Primera División.

El arreglo era pura ilusión.

Sí era real, pero el dueño del Irapuato, Kleber Mayer, se rajó a la mera hora. Ya habían hecho la negociación para vender el equipo, pero el joyero Kleber se rajó y todo se vino abajo. Tiempo después, se supo que el verdadero dueño del Irapuato era el narcotraficante Tirso Martínez, detenido el 2 de febrero de 2014 en León, en la colonia La Martinica. Tirso tenía trato con narcos colombianos y había sido compadre del difunto Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos.

Así que ya no queremos arreglos. No queremos ventajas.

No creemos en eso. Hoy tenemos que salir a pelear, balón por balón, a gritar, jugada por jugada, y a echar porras, minuto a minuto. Vamos a pelear como en aquella final contra el América. Vamos a gritar como nunca lo hemos hecho. Vamos a apoyar a nuestro equipo que está punto de conseguir un bicampeonato. Vamos León Vamos.

http://twitter.com/pccarrillo