Reporte de inteligencia

¿Usted le daría empleo a un diputado?

Un diputado local gana 145 mil 220 pesos y no hace casi nada. Por eso todos los políticos, de todos los partidos, se pelean por ser diputados. Es uno de los trabajos más cómodos y mejor pagados en estos tiempos. El sueldo no corresponde al esfuerzo que hacen.

Lo más grave es que nuestros diputados ni siquiera son capaces y preparados. ¿Usted contrataría a algún diputado para ser director o subdirector de su empresa?

Difícilmente cualquiera de ellos podría conseguir un sueldo así en la iniciativa privada.

No imagino a ninguno de ellos como director de una importante empresa de calzado. ¿La empresa Flexi o la Emyco contratarían a uno de nuestros diputados como alto ejecutivo? ¿O tendría alguna posibilidad de crecer en Banco del Bajío?

Si acaso el diputado Jorge Videgaray tiene el perfil para ocupar un cargo de alto nivel en cualquier empresa, y nada más. Tal vez sería el único que aplicaría para un cargo directivo en una empresa grande, con un sueldo mucho más alto, pero es el único.

Todos los demás no podrían conseguir un sueldo de 145 mil en la iniciativa privada.

¿Usted imagina a Daniel Campos ganando ese sueldo en la iniciativa privada? ¿Usted cree que Javier González Saavedra sería un alto directivo de una compañía? ¿Galo Carrillo tiene perfil de alto directivo? ¿Fernando Hurtado haría exitosa una empresa? ¿Yulma Rocha tendría futuro en una compañía?

Los más probable es que no.

A nuestros diputados, no les queda de otra que seguir siendo diputados.

Hay algunos que han triunfado sin la necesidad de la política, y que al menos han demostrado que tienen ideas y visión. Ahí está Guillermo Romo que vive de sus negocios y que se metió a la política por explorar nuevas oportunidades. Ahí está también Juventino López que es muy exitoso en su empresa y que se hizo diputado por gusto y no por el sueldo.

Pero los demás, viven de la política.

No saben hacer gran cosa y no tienen experiencia en sus carreras. Los que son abogados, nunca han litigado de verdad. Los que son profesores, nunca han dado clases.

Así que ahora están muy preocupados por brincar a una diputación federal. Ellos saben que si no agarran otro hueso igual, difícilmente podrán ganar ese sueldo en otro lugar. Aunque no va a ser tan sencillo: Todo mundo quiere ser diputado.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com