Reporte de inteligencia

Salvajes asaltan un banco como en el viejo oeste

Un asalto bancario a balazos, es un acto salvaje.

En estos tiempos modernos, ya casi nadie asalta a punta de pistola, disparando a un lado y a otro para asustar a los presentes. Pero la semana pasada, un comando de pistoleros asaltó a balazos un banco de HSBC en León.

¿De dónde salieron estos salvajes?

Son unos delincuentes de Chihuahua que todavía creen en la efectividad de un asalto violento, perpetrado en dos minutos, con una fuga planeada a la perfección, como las películas del viejo oeste.

Así eran los asaltos del mítico delincuente Alfredo Ríos Galeana, el enemigo público número 1 en la década de los 80. Ríos Galeana se dedicaba a reclutar a los criminales más peligrosos (sus alumnos fueron Daniel Arizmendi El Mochaorejas, el secuestrador Andrés Caletri y el famoso gatillero El Marino), y hacía gira por todo el país, cometiendo asaltos bancarios cada ocho días. Un lunes, asaltaba un banco en Querétaro, el viernes otro banco en León y el martes siguiente uno en Guadalajara.

Ríos Galeana era una leyenda. Sus hombres, armados hasta los dientes, eran salvajes, en busca de adrenalina, dispuestos a morir en un tiroteo. Y entraban a los bancos, con la metralleta por delante, disparaban, sacaban el dinero y salían corriendo con bolsas de billetes, y choferes expertos en huir por las calles.

En estos tiempos, ya no se usa ese modus operandi.

Ahora los grandes delincuentes, cometen un secuestro de un empresario y se llevan dos millones, sin hacer un disparo. Los más preparados, hacen un fraude cibernético o financiero, y roban millones. Y los más austeros y salvajes, cometen asaltos en negocios pequeños o tiendas de abarrotes. Ya casi nadie roba bancos. Primero porque es de alto riesgo porque son los negocios más vigilados y segundo porque ya no hay dinero en efectivo en los bancos. No tiene caso meterse a un banco si sólo hay 500 mil pesos en efectivo, y si además los empleados de las cajas no tienen acceso a los billetes. En todo caso es más fácil y redituable robarse un cajero automático, como ha ocurrido en León y en el país, en los últimos años.

Las cosas han cambiado. En los años 80, cada año había 20 asaltos bancarios en León, muchos de ellos con violencia. Ahora sólo hay uno o dos.

¿Entonces de dónde salieron estos salvajes?

Son de Chihuahua. Uno de ellos había cometido un asalto hace como dos o tres años. Y vivían en una casa de campo de San Francisco del Rincón, mientras cometían atracos en León. Eran tan descarados que después del asalto a HSBC, ahí se quedaron en la casa, sin sentir la necesidad de escapar.

Tipos violentos. Tipos salvajes que creen que el poder en la vida está en un fusil de asalto Kalashnikov (AK-47), capaz de atravesar la lámina de un auto o el vidrio blindado de una ventanilla de banco, como en el Viejo Oeste o como Alfredo Ríos Galeana.