Reporte de inteligencia

El Rey de los Taxis es fundamental para el acarreo de militantes y para la movilización

Ningún político quiere hablar sobre el Rey de los Taxis. Ayer le hablamos a un senador del PAN y no quiso dar su opinión. Después le hablamos a un senador del PRI y se lavó las manos. Por último, le llamamos a una diputada del Partido Verde y tampoco quiso entrarle.

Los políticos de Guanajuato no quieren tocar el tema de don Fernando García Murguía, el líder sindical y taxista que construyó un castillo y una laguna en el municipio de Manuel Doblado.

Los políticos guanajuatenses, según se aprecia en su actitud, mantienen acuerdos y tratos con el Rey de los Taxis. Los partidos políticos lo utilizan para el acarreo de los simpatizantes para los mítines y para la movilización el día de las elecciones.

Basta con ver su papel en la elección del 2015 para entender su poder. En la elección para la Alcaldía de León, Fernando García Murguía, apoyó a los dos candidatos: a Héctor López Santillana del PAN y a José Ángel Córdova del PRI.

Al PAN, le mandó autos de Taxitel para movilizar a los votantes el día de la Elección. Al PRI, le mandó taxis ejecutivos, de color gris, para acarrear a votantes el mismo día. No quiso mandar taxis al PRI para que no le reclamaran en el PAN.

Así ha operado toda su vida. Así ha conseguido cientos de concesiones. Y así ha construido su imperio de transporte. Dando apoyo a los candidatos a través de camiones para acarrear a simpatizantes y aportando taxis de manera gratuita.

Es una relación convenenciera. Don Fernando les da taxis y camiones para las campañas. Los políticos le dan protección para seguir siendo el Rey de los Taxis.

pablo.carrillo@milenio.com