Reporte de inteligencia

Quitar dos semáforos y hacer dos puentes para agilizar la entrada de autos a León

La entrada a León es un martirio y no hacemos nada para agilizar el tráfico vehicular. No está fácil, pero se pueden hacer dos acciones concretas para mejorar la circulación.

La primera acción es quitar dos semáforos: el de la vuelta en U para entrar al club del Golf La Hacienda, y el cruce con el bulevar Atotonilco que es la salida de San José El Alto.

Es urgente quitar esos semáforos. Los dos semáforos pueden suplirse con una obra en el paso a desnivel del Tajo a Santa Ana del Conde. De hecho, los automovilistas usan ese puente de tierra del Tajo a Santana porque es una buena opción para el retorno hacia el centro de la ciudad.

La obra del Tajo a Santana sería un paso a desnivel o un puente vehicular que agilice el tráfico en la salida de León para regresar a la zona de los outlets.

Los únicos afectados ahí serían los vecinos del fraccionamiento Club de Golf La Hacienda que tendría que recorrer como un kilómetro más para entrar a la colonia. Lo mismo tendrían que hacer los vecinos de San José El Alto para regresar a León al eliminarse el semáforo que está a la altura del Hotel Real de Minas Aeropuerto. Pero el beneficio sería importante para la ciudad.

La otra acción importante es construir dos puentes peatonales. Uno afuera de los outlets porque muchas personas circulan por esa zona y el otro sería a la altura del club de Golf La Hacienda. Con esos dos puentes, las personas podrían cruzar, sin detener el tráfico.

De esta manera, la entrada a León sería más ágil.

El acceso sería directo y estaría libre de obstáculos, como funciona la entrada a la Ciudad de Querétaro. En la entrada de Querétaro –la que viene de la Ciudad de México- llegan muchos más vehículos que en León, y nunca se detienen debido a que no hay semáforos. Entran y salen con rapidez porque nunca se detienen los coches.

Ahí está la propuesta.

Claro que lo mejor sería hacer otro acceso a León –tarde o temprano se hará-, pero por lo pronto ahí está una solución rápida y económica. A ver si el Gobierno le entra.

pablo.carrillo@milenio.com