Reporte de inteligencia

Quitan la Reina; falta El Cotillón

El Ayuntamiento de León decidió atinadamente eliminar la figura de Reina de la Ciudad. Era obsoleta. La reina de la ciudad no representaba nada, ni tenía ningún mérito en la sociedad.

La reina era electa mediante el dedazo del presidente en turno. El Alcalde tenía el privilegio de designar a la reina, a propósito de las Feria de León y las fiestas de enero, y nos imponía el nombre y apellido que el Ejecutivo deseaba. Y entonces la práctica nos llevaba a tener puros apellidos de alcurnia y alta sociedad, porque el Presidente de León en turno, quería quedar bien con los poderosos y adinerados de León.

Nunca tuvimos una reina que fuera ejemplo en una comunidad rural o una dama que hubiera hecho algo importante por León. Sólo tuvimos reinas bonitas y educadas –con refinados modales-, cuyo único mérito era haber sido hijas o nietas de amigos del Alcalde de León.

Además era una costumbre de falso glamour. Una copia de las prácticas monárquicas europeas, adornadas con vestidos en desuso y coronas de fantasía, sin brillantes y sin joyas reales. Reinas sin reino, sin poder y sin colaboradores. Las señoritas electas mediante dedazos no tenían ni estructura ni recursos para hacer obras reales. Se la pasaban organizando eventos de beneficencia, sin dinero y sin apoyo logístico, con sus propios recursos, para salirle al paso con la responsabilidad. Las reinas terminaban pidiendo a gritos que ya terminara el reinado.

Era una práctica elitista y clasista.

Afortunadamente la presidenta Bárbara Botello decidió terminar con esa rancia costumbre que no representaba nada para León. La decisión es solo un pequeño avance en nuestra ruta hacia la modernidad. Todavía hay varias tradiciones sin sentido que tarde o temprano deben ser eliminadas en León, como el famoso baile de El Cotillón.

Qué evento tan absurdo y ridículo.

Las niñas bien de León participan en una gran fiesta de XV Años para ser presentadas ante la alta sociedad, con vestidos de encajes y bordados delicados. El evento ya ni es distinguido ni glamoroso. De hecho cada vez hay menos niñas dispuestas a participar en ese festejo a la cursilería.

http://twitter.com/pccarrillo