Reporte de inteligencia

Química Central se burla de las autoridades

En enero del 2009, comenzamos a publicar en Milenio León reportajes sobre la contaminación de Química Central de México. Pero el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado, no quieren entrarle al tema.

Aquí denunciamos el confinamiento de miles de toneladas de cromo, altamente contaminante, y el gobierno no hace nada.

Aquí publicamos las historias de los ex trabajadores cuyo tabique nasal fue destrozado por el cromo, y el Gobierno Federal sólo aplica algunas multas para taparle un poco al escándalo.

Aquí denunciamos los casos de cáncer reportados entre vecinos y trabajadores, sin que nadie tenga interés en parar la contaminación.

Aquí publicamos que otra empresa igual, Cromatos de México, fue cerrado para siempre en el Estado de México, por ser muy contaminante.

Aquí publicamos que los dueños de Química Central crearon un cementerio de cromo clandestino para librar a las auditorías, y los gobernantes respondieron con una multa de miles de pesos. Hoy día, otra vez, la empresa se burla del Gobierno.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales presumió a nivel nacional la clausura de la planta de cromo, pero la empresa sigue operando. Ayer un directivo de Química Central afirmó que no hay cierre, sólo se hizo una pequeña clausura de un área de la empresa.

Es decir que la clausura es parcial y temporal.

Después de 5 años de denuncias de Milenio León, y de cientos de quejas de los vecinos de San Francisco del Rincón, lo único que puede hacer el Gobierno Federal, es otra vez una pequeña sanción. Química Central de México es una de las empresas más contaminantes del país y de Guanajuato, y tiene que ser cerrada para siempre.

Ojalá que no sea otra vez una medida temporal para callar las voces que piden su clausura. Y es que en todos estos años, hemos visto cómo hay una extraña protección en torno a esta empresa contaminante.

Las autoridades de Guanajuato y los medios de comunicación de León, protegieron a esta empresa durante décadas. Hace 20 años, me tocó presentar un reportaje sobre personas sin tabique nasal en un periódico local, y nadie quiso entrarle. Los diarios de León encubrieron por décadas la alta contaminación de Química Central.

El dueño de la empresa, Luis Rodrigo González Fuentes, tendrá que entregar cuentas sobre la contaminación que ha provocado en León y en San Francisco del Rincón. Hasta ahora, Luis Rodrigo, sigue siendo un notable leonés que no ha dado una explicación sobre el daño ecológico que provocó su empresa desde los años 70. La empresa fue fundada por su padre, Rodrigo González Calderón, quien era un político con poder en los años 60 y 70 en Guanajuato. Su poder era tal que consiguió abrir una empresa de cromo en los límites de León y San Pancho, que había sido clausurada en Estados Unidos y en el Estado de México.

La fábrica de cromo ahí sigue.

Una montaña de cromo hexavalente, altamente contaminante, debe ser confinada en un cementerio de desechos tóxicos, pero el Gobierno Federal no le quiere entrar. ¿Hasta cuándo? 

http://twitter.com/pccarrillo