Reporte de inteligencia

El Piojo Herrera no debe repetir

Su actuación fue muy entregada a la televisora. Sus decisiones tenían que ver con los intereses del Club América y los dueños.

La gran apuesta de El Piojo era convertir a Oribe El Cepillo Peralta en un héroe nacional, pero no lo logró. Su principal interés era que Miguel Layún luciera y por lo mismo no lo sentó ni un minuto.

El Piojo Herrera hizo un papel digno en el Mundial, pero se dedicó a defender los intereses de la empresa en la que trabajaba.

El Piojo fue un operador. Ellos nos quisieron decir quiénes son los héroes de la patria. Los quieren construir a partir de juntarlos en la cancha y destacar sus virtudes, a pesar de sus errores.

El Cepillo Peralta no jugó nada en el Mundial de Futbol. En los cuatro partidos, no hizo gran cosa (sólo metió un gol que habría metido hasta un niño). Una crónica en España lo calificaba como un delantero por momentos torpe, y aún así, fue titular en los cuatro partidos. Y el Cepillo nunca apareció. Hasta Diego Armando Maradona comentó en su programa que no era sencillo dejar en la banca a un jugador como El Chicharito.

Pero el Cepillo tenía su lugar seguro por ser del América. Lo mismo pasó con Miguel Layún, el defensa lateral que no jugó nada en el Mundial. Sus centros siempre fueron malos y llegó en un pésimo momento. Paul Aguilar al menos jugó mejor. Y el otro consentido de El Piojo fue Andrés Guardado, quien sólo jugó bien en el partido contra Croacia. Los otros juegos Guardado se perdió en la cancha, ni marcaba bien, ni atacaba, la única jugada que hacía era hacer la finta de que desbordaba y se apoyaba atrás con sus compañeros.

Herrera no tiene seguro su nombramiento para seguir en la Selección Mexicana. El director deportivo del Pachuca, Andrés Fassi, ya lo cuestionó por no haber metido a El Gullit como cambio en el partido contra Holanda. Fassi dijo que El Gullit era el indicado para entrar de cambio y prefirió meter a Aquino.

Herrera cometió errores tácticos, dijo Fassi.

Y su conducta más sospechosa fue dejar a El Gullit en la banca, cuando ha sido el mejor jugador de la liga en el último año. El Gullit estaba destinado a ser una estrella de México, pero Herrera no quiso dejarlo lucir. De hecho se cayó la contratación de El Gullit a Europa por no juntarlo, bajo los argumentos de que no estaba en buen momento, cuando venía de ser Bicampeón y meter gol en la semifinal y en la final.

Gullit sólo jugó 11 minutos en el Mundial. Y se vio fuerte y rápido. La afición esperaba mucho de él en el Mundial, y la televisora se encargó de desaparecerlo. Ni siquiera lo mencionaban en la transmisión del canal de las estrellas. Lo cepillaron. Lo borraron por cuestiones extra futbol. Por eso El Piojo no debe seguir. Por eso necesitamos un entrenador ajeno a la televisora que junte a los futbolistas más capaces y no a los héroes falsos que ellos nos quieren imponer.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com