Reporte de inteligencia

El Palacio de Hierro desprecia a León

Cuando llegó a León el primer McDonald´s, casi hacemos una gran fiesta en el pueblo, a principios de los noventa. Cuando llegó el primer restaurante de Sanborns nos sentimos modernos e importantes, a finales de los ochenta.

Cada que llega un nuevo negocio nacional o internacional, sentimos que ya somos una ciudad de primer mundo. Es un complejo de todos los pueblos. En San Pancho fue un gran acontecimiento cuando llegó Cinépolis en el 2014 y en Villagrán celebraron la apertura de un Pollo Feliz.

Cada pueblo tiene sus anhelos. Hoy por hoy, en León, nos da orgullo, por ejemplo, la tienda texana HEB (ya que sólo las ciudades del norte la tienen). Y durante mucho tiempo, festejamos a Costco y a Sams, aunque ahora ya están en todos lados.

Los tiempos van cambiando. Ahora hasta nos formamos desde la madrugada para recibir a la empresa sueca de ropa H&M y a Forever 21, tiendas juveniles de ropa, muy populares en el mundo. Y hace poco nos formamos por horas para comprar una docena de donas de Krispy Kreme.

Aunque hay una tienda departamental de lujo que no ha querido venir a León: el Palacio de Hierro.

La empresa nos desprecia.

Los directivos de El Palacio de Hierro creen que León no sostiene una tienda de ese nivel, en donde hay marcas internacionales como Michael Kors, Chester & Peck o Hermenegildo Zegna.

Los operadores del Palacio no se han atrevido a traer a nuestra ciudad la joyería de H. Stern, Swarovski, Aristocrazy, Tous y Tane. Tampoco la gran variedad de marcas españolas y europeas, ni los muebles y artículos que ofrecen en sus diversas tiendas.

Sólo ellos saben el por qué. Desde luego que en León hay miles de personas que tienen el poder adquisitivo para comprar las mejores marcas del mundo, pero por lo mismo, muchos compran en el extranjero. El empresario leonés prefiere comprar en sus viajes a EU o a Europa, y no tiene interés en comprar gran cosa aquí. Entonces tal vez a eso le teme el Palacio de Hierro. Hay que recordar que en alguna ocasión se instaló en León una tienda outlet de Saks Fifth Avenue y sólo duró tres meses porque no hubo buenas ventas. Los precios eran demasiado altos, fuera del alcance de los leoneses.

Pero el Palacio de Hierro no es inalcanzable para León. Sus precios y su calidad son ligeramente más altos que el Liverpool, así que León puede sostener un Palacio sin ningún problema.

A ver cuándo nos voltean a ver.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com