Reporte de inteligencia

El PRI esconde a 266 empleados para no ser despedidos


Un burócrata del PAN me explicó el otro día: Cuando llegó el gobierno del PRI a León tardaron ocho meses en encontrarme. No sabían que era panista, hasta que me descubrieron.

Ahora viene la depuración al revés. El PAN trata de encontrar a los activistas del PRI para darlos de baja del Municipio de León.

A ver cuánto se tardan en ubicarlos.

Hoy publicamos en Milenio que 266 empleados del Municipio fueron reubicados en distintas oficinas para despistar a los panistas.

Antes de irse, los priistas cambiaron de oficina a sus hombres de confianza. Los mandaron a otras áreas lejanas y a otros los sindicalizaron, con la esperanza de que sigan cobrando en la administración.

Eso es común en los cambios de Gobierno. Hay que recordar que los colaboradores de Ricardo Sheffield hasta crearon un nuevo sindicato panista para no ser despedidos. Al final, de nada sirvió el sindicato del PAN, ya que casi todos fueron despedidos por Bárbara Botello.

Cada 3 años es lo mismo.

Los nuevos gobernantes despiden a todos los que estaban, sin importar si son capaces o no.

Cada 3 años, volvemos a empezar.

Llegan nuevos burócratas a aprender y se van los que apenas estaban entendiendo de qué se trata.

Cada 3 años, se repite la historia. Despiden a los adversarios y contratan a los amigos.

Cada 3 años, le sale caro al pueblo. En el 2012 gastaron 30 millones en despedir a los panistas. Y ahora vienen casi todos ellos de regreso.

Cada 3 años, hablamos del servicio civil de carrera. Y cada 3 años, lo descartamos.

Por eso el Gobierno no avanza.

Por eso estamos como estamos.

Por eso estamos en el hoyo.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com