Reporte de inteligencia

El PAN hace el primer acuerdo rumbo al 2015

El PAN no quiere perder otra vez León.

El acuerdo que hizo el líder nacional Gustavo Madero con el gobernador Miguel Márquez, para aplazar la elección del dirigente estatal, habla de una firme intención de no pelear.

Son dos grupos distintos.

Gustavo Madero apoya a los panistas de La Loma, agrupados ahora en torno al diputado Luis Alberto Villarreal, el alcalde de Salamanca, Justino Arriaga, el alcalde de Irapuato, Sixto Zetina y la ex secretaria del Ayuntamiento en León, Mayra Enríquez.

El gobernador Miguel Márquez apoya al grupo dominante en Guanajuato, junto con el líder estatal Gerardo Trujillo, donde están los empleados del Gobierno del Estado, los colaboradores de Juan Manuel Oliva y varios integrantes de El Yunque.

La apuesta es dejar la dirigencia como está para no desgastarse. El periodo de Trujillo ya terminó, pero si hacen las elecciones, se van a polarizar los grupos y van a salir divididos. Entonces la decisión fue que Trujillo se quede en el PAN Estatal para preparar las elecciones del 7 de junio del 2015, dando espacios a los dos grupos. Y eso evitará que el PAN llegue dividido a las campañas, como ocurrió en el 2012 en León, cuando los seguidores de Miguel Salim y Ricardo Sheffield, se pelearon en plena campaña, y perdieron la Alcaldía de León entre los dos.

Ahora, van juntos.

Incluso el plan es designar a candidatos de unidad. No quieren hacer asambleas internas para competir. Los panistas quieren hacer acuerdos para escoger a un buen candidato para la Alcaldía de León, con posibilidades de ganar, y apoyado por todos.

Claro que para que todos apoyen a un candidato en León, hay que repartir otras candidaturas. Hay que darles diputaciones, regidurías y alcaldías a los otros grupos.

Ahí falta ver la reacción de dos personajes del PAN: el ex gobernador Juan Manuel Oliva y el senador Fernando Torres Graciano. Ellos no fueron incluidos en el acuerdo de esta semana. Lo ideal sería incluirlos en los futuros amarres por las candidaturas.

Es un trabajo complejo. Pero los panistas están convencidos de que pueden hacerlo. Y ya dieron el primer paso con el acuerdo para dejar al líder estatal hasta el 2016.

La contienda por el 2015, ha comenzado.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com