Reporte de inteligencia

Osorio nos hace recordar a los ratoncitos verdes

Desde 1978 nos veíamos una humillación de ese tamaño para el futbol mexicano.

De niño, me tocó ver esa aplastante derrota contra Alemania de 6-0 en el Mundial de 1978. Mi escuela primaria había suspendido clases para ver el futbol y después los profesores se habrían de arrepentir. México dio una demostración de miedo e inferioridad y nos tardaríamos años en superarlo.

Así lo vivimos ahora contra Chile.

Un equipo sin alma corriendo detrás de los chilenos, como niños queriendo quitarle el balón a un adulto.

Muchos recordamos el 78.

Y recordamos aquellos tiempos cuando México era arrollado por todos los equipos europeos y sudamericanos. Cada partido era un sufrimiento. Sabíamos que Italia nos metería 3 o 4 goles, Inglaterra nos anotaría 2 o 3 y Alemania 4 o 6. Igual Argentina nos destrozaba con 2 goles y Brasil nos aplastaba con 3.

Era la época de los ratoncitos verdes. Cuando jugábamos como nunca y perdíamos como siempre. Cuando saltaban a la cancha 11 jamaicones Villegas y cuando siempre había uno que la regaba y cometía un error infantil a la hora crucial.

Se supone que esas humillaciones eran cosa del pasado. Desde que Menotti agarró a la Selección Mexicana -a principio de los noventa-, cambió la mentalidad y la actitud. Se nos quitó el miedo y empezamos a competir de tú a tú. Y comenzamos a ganarle a Brasil y a pelearle a Italia y a cualquiera. A tal grado que las nuevas generaciones nunca habían visto una humillación como la de Chile.

Pero hoy lo volvimos a vivir.

Los muchachos de ahora entenderán lo que sufríamos antes, cuando siempre perdíamos. Los jóvenes comprenderán el dolor que implicaba antes irle a la Selección Mexicana.

Por todo eso, el entrenador Juan Carlos Osorio debe ser despedido. Por recordarnos el pasado, debe ser cesado. Porque Osorio no conoce la forma de pensar del mexicano. Porque el técnico no entiende lo que necesitamos, ni lo que hemos pasado. Porque no sabe lo que tardamos para superar esos fantasmas del pasado. Porque cometió muchos errores en un solo partido. Debe ser despedido porque nos hizo recordar aquella derrota de 1978 que creíamos cosa del pasado y que ya habíamos olvidado.

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com