Reporte de inteligencia

Nerviosismo en el PAN por designación de candidato para León

Los panistas están alterados y desconcertados.

En las últimas semanas, hay incertidumbre sobre quién será el candidato para la Alcaldía de León, pero la publicación de un periódico que afirmó 100 por ciento que Ricardo Sheffield sería el candidato, puso los nervios de punta. La mayoría de los panistas de León tienen a otros aspirantes y Sheffield sería un duro golpe para el panismo.

De hecho, todos los grupos y liderazgos están con otros candidatos.

La designación a favor de Sheffield de parte de Gustavo Madero y Ricardo Anaya, sería una imposición difícil de digerir en el blanquiazul.

De entrada, el gobernador Miguel Márquez ha mostrado cierto respeto al proceso, pero queda claro que apoyaría sin problemas a Diego Sinhué Rodríguez, a Éctor Jaime Ramírez Barba, a Juan Carlos Muñoz, a Humberto Andrade e incluso a Mayra Enríquez Vanderkam. Pero está claro que Márquez no respaldaría a Sheffield, porque su gran apuesta es trabajar en León en armonía con un Alcalde de su confianza que no quiera pelear. Márquez está cansado de la relación conflictiva con Bárbara Botello y pide a un Alcalde trabajador y conciliador. Es bien sabido que Sheffield se peleó con el ex gobernador Juan Manuel Oliva y no tuvo una coordinación apropiada por el bien de León. De hecho, Márquez no desearía a Sheffield ni como diputado local, porque en su momento, se dedicó a golpear al gobernador Vicente Fox desde el Congreso del Estado. Lo mejor para Márquez es que Sheffield se vaya al Congreso de la Unión, lejos de Guanajuato.

En realidad, el ex alcalde de León difícilmente ganaría una elección interna en el PAN, pero ahora adquiere cierto valor por la necesidad de sacar a un candidato de unidad, sin quejas, ni pleitos legales. Sheffield fue aceptado en el proceso interno porque de lo contrario podría impugnar el proceso ante los tribunales. La verdad es que Sheffield ya no tiene votos internos, ni simpatías, como antes.

Pero, según parece, hay un grupo de panistas cercanos a Gustavo Madero que creen que sí puede ser el candidato para León y quieren designarlo por dedazo, en contra de los liderazgos de Guanajuato, y en contra del mismo gobernador Miguel Márquez.

El senador Fernando Torres Graciano, por su parte, tampoco apoya a Sheffield. Torres Graciano ha dado su voto a Diego Sinhué Rodríguez y ha operado a su favor. El ex gobernador Juan Manuel Oliva, también ya está con Diego Sinhué Rodríguez (aunque él quería a Héctor López Santillana), mientras que el grupo cercano a Miguel Márquez da su apoyo a Éctor Jaime Ramírez Barba. Incluso el grupo de La Loma tampoco está del todo con el ex presidente de León. Hay muchos militantes de La Loma que prefieren a Mayra Enríquez Vanderkam, aunque es probable que aceptaran la candidatura de Sheffield, con tal de regresar al poder y a los cargos en el Gobierno.

Hay que esperar al dedazo oficial.

Pero Gustavo Madero y compañía, tendrían que entender que el horno no está para bollos en León. Madero debe saber que no es momento de impulsar a los amigos, sino que deben tener a un candidato fuerte que dé esperanza a los leoneses. Un dedazo mal dirigido sería una derrota segura del PAN en León.

pablo.carrillo@milenio.com

http://twitter.com/pccarrillo