Reporte de inteligencia

Miguel Márquez, tiene para competir, sólo falta que quiera

El gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez, tiene una historia atractiva como para buscar la grande en el 2018. Ayer mismo lo dijo Vicente Fox.

Primero: Márquez es un migrante.

En su juventud, se fue de ilegal a Estados Unidos y trabajó en el campo, ordeñando vacas en ese país, como muchos mexicanos. Su historia de ilegal podría crear empatía con las personas que han trabajado al otro lado y con los que tienen familiares allá. Sólo que Márquez no se anima a buscar la candidatura del PAN.

Segundo: Es un seminarista. Estuvo como 10 años en el seminario y estuvo a punto de ordenarse, pero en el último año decidió que quería casarse y tener una familia. Miguel Márquez es como un sacerdote haciendo política. Su formación católica podría ser atractiva en las urnas. Sólo que no ha tomado la decisión de lanzarse.

Tercero: Es un panista desde la cuna. Su padre fue fundador del Partido Acción Nacional en Purísima del Rincón. Márquez conoció los principios y valores del PAN desde su infancia. Y es un defensor de la lucha histórica del partido blanquiazul. Márquez sería un representante del panismo histórico. Sólo que no ha dicho que sí quiere ir por Los Pinos.

Y cuarto: Márquez tiene como bandera el boom automotriz de Guanajuato y el crecimiento económico.

Ningún candidato tiene un éxito así de claro. Guanajuato creció 7.5 por ciento el año pasado, mientras el país avanza sólo 2.5 por ciento. Márquez ha consolidado el clúster automotriz más dinámico de América Latina y Guanajuato es una isla de crecimiento en medio de un país atorado.

Su historia es, sin duda, atractiva.

Márquez parece que lo tiene todo, dijo ayer Vicente Fox, en entrevista.

Sólo falta que él mismo lo decida.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com