Reporte de inteligencia

Miguel Márquez es presidenciable; la caballada está flaca en el PAN

No ha dicho que sí, pero tampoco ha dicho que no. El gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez ha sido mencionado para ser precandidato del PAN para la Presidencia de la República en el 2018.

En realidad no hay de dónde escoger en el PAN. Los aspirantes de Jalisco y Monterrey, están descartados por las múltiples derrotas en sus estados. No hay figuras en estas regiones. Y los liderazgos nacionales, están desgastados.

Margarita Zavala tiene un buen perfil, pero le pesa el tema de su marido. Margarita tiene vida propia, es congruente, inteligente y preparada para ser candidata, pero no sería sencillo el manejo de su campaña con la sombra de Felipe Calderón, acusado de la narco-violencia en el país.

Los otros aspirantes tienen otras complicaciones. El gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, por ejemplo, cuenta con ciertos apoyos, pero no es panista, y eso le puede complicar el ganar una asamblea interna. El líder nacional, Gustavo Madero, es otro aspirante, y tiene varias ventajas. Madero tiene ganados el Comité Ejecutivo Nacional del PAN y los comités estatales. Difícilmente alguien le puede ganar una elección interna, aunque es el peor candidato.

Ahí está el mayor problema. Gustavo Madero tiene el control del partido y la toma de decisiones. Madero puede manipular el método de selección e influir en el próximo dirigente nacional que puede ser Ricardo Anaya. Así que cualquiera que se les ponga enfrente, podría ser aplastado en una elección interna.

Por lo mismo, Miguel Márquez debe pensarlo bien. Tiene carisma, tiene el respaldo de liderazgos importantes (como El Jefe Diego), tiene una historia atractiva electoralmente, es el único que domina su estado claramente, es bien evaluado por su pueblo y tiene tablas ante las cámaras como para competir, pero el escenario es muy complicado. Márquez tendría que luchar contra la mafia de Madero y compañía si quiere la candidatura.

En todo caso, lo que le conviene al Gobernador es dejar correr su nombre. Dejar que lo mencionen y que lo postulen, hasta que llegue el momento correcto de tomar una decisión. Aunque tampoco debe esperar mucho tiempo. Basta recordar que Vicente Fox arrancó su campaña del 2000 justo el día de la elección intermedia, en julio de 1997, tres años antes. Según parece, Margarita Zavala ha tomado la misma decisión: arrancar tres años antes. ¿Y Márquez cuándo arranca? Ya veremos.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com