Reporte de inteligencia

Maturana, picando piedra en una ciudad que trabaja y no piensa

En una ciudad trabajadora como León –en donde el lema primordial es: el trabajo todo lo vence-, nadie se da tiempo para pensar. Por lo mismo, la presencia del científico chileno, Humberto Maturana, sacudió a los leoneses con sus reflexiones. Durante tres días, Maturana nos puso a pensar.

Sus conceptos son desconcertantes: Vivimos en una sociedad centrada en la competencia y en el éxito. El éxito es derrotar al otro. Es una cultura del estrés, en donde hay que correr todo el día. Las relaciones humanas están sustentadas en base al sometimiento y la competencia. Pero no hay que olvidar a las personas. Las empresas deben generar bienestar en las personas.

Es un ponente atípico en esta región empresarial. Maturana habla de la vida, de la persona, del amor y del bienestar. No habla del ISO 9000, ni de los procesos de calidad. Cuando habla de trabajadores, lo hace para pedir bienestar en ellos como base de la convivencia y la felicidad.

Sus reflexiones son inquietantes. Rompen con lo que hemos creído todo este tiempo y con lo que nos enseñaron. Sacuden. Sobre todo en una ciudad como León, acostumbrada a sustentar la sociedad en base al trabajo y a la competencia.

Un científico y pensador de reconocimiento mundial, está en León. Lo trajo el Instituto de Planeación del Estado de Guanajuato (Iplaneg) y el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL). Y hay cientos de personas escuchándolo. Hay de todo. Hay empleados del gobierno, hay investigadores, hay alumnos de universidad, hay directivos de empresas ligados a las áreas de personal. Pero no hay hombres de negocios, no hay dueños de empresas, ni gobernantes con poder de decidir.

Maturana explica las nuevas reflexiones sobre honestidad y equidad, conceptos aplicables a las empresas y a las relaciones humanas. Grandes reflexiones de vida que pueden cambiar en una persona la forma de entender el mundo. Pero los hombres clave de León y Guanajuato no vinieron. Los gobernantes y los empresarios no acudieron al llamado. No les interesó escuchar a uno de los grandes filósofos del mundo. Los diputados fueron invitados, pero no acudieron (sólo Alejandrina Lanuza). Dijeron que tenían cosas muy importantes que hacer, como si hubiera algo más importante que hacer que reflexionar sobre la propia vida y sobre su papel en la sociedad.

No muy seguido tenemos a un científico de ese nivel en estos rumbos. Humberto Maturana dejará huella en León y en Guanajuato. Su pensamiento obligadamente impactará en cientos de personas que lo han escuchado.

Hoy es su último día en el seminario de sustentabilidad en el Polifórum de León. Aunque sus conceptos y pensamientos, se incorporarán paulatinamente en la vida cotidiana en León. Algún día tendremos empresas más humanas, obreros con bienestar y sociedades más justas y equitativas.

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com