Reporte de inteligencia

León, refugio de grandes capos

El primero que llegó aquí y hizo su vida tranquila fue don Juan José Quintero Payán, “El Juanjo”. Compró una casa por allá por el Campestre en los años 80 y se portó bien. No hizo ningún desfiguro, ni molestó a nadie. Juan José Quintero vivió aquí como 10 años y su comportamiento fue decente.

Vino a descansar. A esconderse en León. A pasar inadvertido. Era un jefe del Cártel de Sinaloa y pariente de Caro Quintero, y había huido de Sinaloa y Jalisco, cuando el Gobierno Federal les apretó por allá. Don Juan José llegó justo por el efecto cucaracha. Y aquí vivió tranquilo, hasta que lo capturaron allá por 1998. Aquí dejó parientes de los Quintero y los Payán, en León.

Después se supo que vivió aquí Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico. No hay muchos datos sobre sus actividades en la ciudad, pero ella afirmó que tenía casa y negocio.

En el 2011, fue detenido en el Aeropuerto de la Ciudad de México, el traficante Luis Rodríguez Olivera, “El Güero”, un colaborador de Los Zetas y ex operador del Joaquín El Chapo Guzmán. Luis Rodríguez afirmó que tenía su base de operaciones en León y la DEA así lo confirmó.

En el 2012, Raquel Alvarado Torres, La Reina de las Vans, fue detenida en Nicaragua con 9 millones de dólares en efectivo. Ella fue acusada de lavado de dinero y narcotráfico, y vivía en Cañada del Refugio, en León.

Y ahora brinca la historia de Tirso Martínez, El Centenario o El Tío, compadre de Amado Carrillo, El Señor de los Cielos. Tirso tenía 7 años viviendo en León, tranquilamente. Y desde aquí movía la venta de cocaína hacia Estados Unidos y Europa.

Son cinco capos de gran tamaño asentados en la ciudad. Cinco traficantes que llegaron a esconderse a León. Don Juan José Quintero Payán venía de Sinaloa. Luis “El Güero” Rodríguez venía de Guadalajara. La Reina del Pacífico de Sinaloa. Raquel Alvarado llegó de Tamaulipas. Y Tirso Martínez vino de Tijuana. ¿Y quién nos asegura que son los únicos?

http://twitter.com/pccarrillo