Reporte de inteligencia

Asombra en León la cultura empresarial de los japoneses en la presentación del Banco deTokio

El evento era como una fiesta de gala.

La presentación en León del Banco de Tokio Mitsubishi -que inicia operaciones en la región-, dejó ver la forma en que los japoneses hacen negocios.

Los invitados japoneses, ejecutivos de las empresas instaladas en Guanajuato, vestían trajes oscuros impecables y rigurosa corbata. Era impresionante. Al menos 300 japoneses de alto nivel de dirección, reunidos en la presentación del Banco de Tokio Mitsubishi, en un salón del hotel Hotsson.

Los hábitos empresariales de Japón, llamaron la atención. En la recepción, muchos de los invitados llevaban regalos. Había una especie de mesa de regalos, como si se tratara de una boda. Los invitados tomaron el acto con mucha seriedad. Los directivos del Banco de Tokio hablaban en japonés y la traducción en español se hacía en una pantalla. El gobernador Miguel Márquez dio su mensaje en español y sus palabras aparecían en japonés en la pantalla.

Por primera vez se pudo apreciar el poder nipón en Guanajuato. Asistieron al evento, varios accionistas de las empresas proveedoras de la industria automotriz. Ahí estuvo el cónsul de Japón en León, Yasuhisa Suzuki. Y fue presentado Nobuyoshi Fukumoto, el director del Banco de Tokio en la zona. El banco tendrá 35 ejecutivos en la región, varios de ellos japoneses y varios mexicanos.

El Banco de Tokio trabajará en la promoción de negocios en Guanajuato y en el centro del país, primordialmente en la Ciudad de México, en Querétaro, Aguascalientes, San Luis Potosí y Guanajuato. La institución dará servicio a los 3 mil 500 japoneses que viven en Guanajuato y también a los empresarios mexicanos. La apuesta es atender además a los guanajuatenses, según dijo un alto directivo de la institución.

El gobernador Miguel Márquez Márquez informó que en Guanajuato hay 90 empresas japonesas, con una inversión de 5 mil 400 millones de dólares.

La ceremonia de presentación del banco fue elegante y formal. Los ejecutivos japoneses aprovecharon para hacer relaciones y repartir tarjetas. Una costumbre en los empresarios japoneses es la repartición y aglutinación de tarjetas. Varios de ellos traían hasta 20 o 30 recibidas. Su forma de iniciar un diálogo suele ser con la entrega de una tarjeta de presentación.

Los japoneses dieron una muestra de orden y respeto. Cada detalle del acto, fue bien estudiado. Se hizo una ceremonia tradicional de apertura con los directivos y gobernantes destapando un barril de sake a martillazos. Fue muy notorio que el color del traje de los invitados nipones era negro y azul marino, incluyendo la corbata.

Nada qué ver con los hábitos guanajuatenses, en donde la corbata dejó de ser obligatoria. Los empresarios de Guanajuato suelen andar con sacos casuales y camisas de colores, cuando asisten a los eventos de la industria zapatera o curtidora.

Los japoneses, en cambio, son muy formales. Algo tendremos que aprender de su formar de ver y entender el mundo de los negocios.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com