Reporte de inteligencia

Llegó a León la narco propaganda

Los narcotraficantes tienen sus códigos crueles de entendimiento. Ayer apareció una cabeza humana, adentro de una caja de cartón, en el Arco de la Calzada, en León, con un letrero escrito a mano.

¿Qué significa eso?.

Mensaje uno: estamos contra el Cártel de Jalisco.

Mensaje dos: esto le va ocurrir a todos los que apoyen a este grupo. Algo así decía el letrero.

Mensaje tres: le cortamos la cabeza a este hombre para llamar la atención de los leoneses.

Mensaje cuatro: dejamos la cabeza en el Arco de la Calzad -el símbolo de la ciudad-, para que vean que podemos estar en cualquier lugar de León.

Mensaje cinco: estamos declarando la guerra.

Los narcotraficantes traen un pleito serio en la plaza de León. Y no es un pleito silencioso. Ya es abierto. Se trata de aniquilar a los adversarios y mostrarlos a la luz pública, para humillarlos y ofenderlos.

Yo lo llamaría: Narco propaganda.

Los traficantes lo hacen a su manera. Cuando quieren llevar un mensaje, no pagan desplegados en los periódicos (como lo hicieron alguna vez en Michoacán), ni salen en la radio o en la televisión. Lo apropiado para ellos fue capturar a un enemigo, cortarle la cabeza, y exhibirlo en un espacio público, difícil de olvidar, como el Arco de la Calzada.

Entonces no se trata de matar por ganar espacios o dar una lección a los otros. No. La intención es matar para hacer promoción de sus fechorías, decirle al pueblo que le cortaron la cabeza por estar con un grupo en particular y dejar una muestra clara de crueldad. Es decir que no estamos ante un caso de personas buenas que se tocan el corazón, estamos ante hombres salvajes y despiadados, dispuestos a todo.

Así entienden ellos la propaganda.

Muerte. Dolor. Crueldad. Miedo.

Eso es lo que nos están anunciando.

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com