Reporte de inteligencia

León es un jugador mundial en el zapato

Las cosas se están haciendo bien.

La organización del Congreso Mundial del Calzado, nos deja grandes satisfacciones. León puede organizar el evento más importante del calzado en el mundo, con excelentes resultados.

Ahí la llevamos. El mensaje que envió León al mundo del calzado es que somos una sociedad organizada, un pueblo trabajador, un empresariado combativo, con deseos de figurar en el panorama mundial.

El sector zapatero leonés es un ejemplo para la región.

La Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (Ciceg), es muy ordenada y activa. Tiene un edificio digno, un área de inteligencia como Prospecta, un centro de investigación y asesoría tecnológica en cuero y calzado (Ciatec), y cientos de socios comprometidos. Y luego está ANPIC como una organización fuerte y seria, con socios importantes en la industria de la proveeduría para el calzado. Y está la estructura administrativa de Sapica para organizar una de las mejores ferias del Continente.

Pero los zapateros tienen más logros. Un Polifórum de primera con los mejores servicios para hacer las exposiciones, una zona de outlets de buen nivel para exponer los zapatos, y mano de obra capacitada y trabajadora. El gremio tiene muchas ventajas. Zapateros ambiciosos, curtidores con calidad y proveedores competitivos.

León tiene todo para crecer.

Se han hecho las cosas muy bien en los últimos años.

Ya quedaron atrás los años de la industria casera. Ahora llegó la maquinaria italiana, la tecnología de avanzada, la organización, los procesos modernos de producción, y las mejores prácticas laborales.

León tiene fama de ser una sociedad pujante en el país, y en gran medida el éxito de León tiene qué ver con el trabajo de los empresarios zapateros. Ellos son los que nos han mostrado las modernidades en las empresas y los que nos han traído los nuevos procesos de producción y los estándares internacionales de calidad.

León se transforma y la industria también. Sí hay que recibir a la industria automotriz y sí hay que diversificar en la producción. Pero vamos a seguir siendo un pueblo zapatero por siempre. Los leoneses somos panzaverdiados, conservadores y zapateros.

pablo.carrillo@milenio.com

http://twitter.com/pccarrillo