Reporte de inteligencia

Guayabitos, en la azotea

Los leoneses más sencillos se van a Splash o al Trébol. Los más complicados andan en Nuevo Vallarta o en San Antonio, Texas.

Los leoneses tenemos varios destinos favoritos para pasar nuestras vacaciones de Semana Santa. Los sitios más comunes son las playas populares. ¿Quién no ha ido a Guayabitos, en Nayarit? Ahí muchos pasaron su infancia, en una playa austera y barata. Hace 30 años, la playa era hermosa, pero ahora el agua es dos tonos menos chocolatosa que un Splash en Viernes Santo.

Aunque algunos prefieren irse a La Peñita o a Sayulita, que están por ahí cerca y no están tan contaminadas. Y son unas vacaciones económicas, en el hotel Camarena, con muchos leoneses como vecinos en el trailer park. Hay quienes gustan de ir a San Blas o a Playa de Cocos, y muchos también acuden a Barra de Navidad (todas estas playas del mismo nivel).

Claro que en los últimos años, se han incorporado nuevas playas a nuestros gustos, como por ejemplo Maruata, en Michoacán, un destino ideal para los jóvenes que quieren fumar mariguana en el único sitio de México en donde casi está legalizada. Y no podemos dejar de mencionar a Ixtapa, Zihuatanejo, otro destino que quiere ser importante para los leoneses, por la cercanía.

Los que tienen más posibilidades se van a Puerto Vallarta o a Manzanillo. Y los ricos de León prefieren irse a su departamento o casa en Nuevo Vallarta. Dicen que medio Nuevo Vallarta es casi de León, porque muchos dueños son de aquí. Aunque los más ricos no toman vacaciones fuertes en estas fechas, sino que se van a su casa de descanso en San Antonio, Texas.

Y hay de vacaciones a vacaciones. Los más sencillos de León se van a los balnearios locales. A Splash, al Trébol (que está por ahí por el bulevar Timoteo Lozano), a Comanjilla, a La Caldera de Abasolo y a la Villagasca de Villagrán.

Y los que de plano no quieren gastar mucho, se van a la Deportiva del Estado, a la presa de El Palote, a la presa de Duarte o al Ojo de Agua. Sin olvidar Explora y el Zoológico de León.

Sea como sea, en San Antonio o en El Palote, en La Peñita o en Abasolo, son nuestras tradiciones de Semana Santa. Al fin y al cabo, cualquier lugar es bueno para disfrutar de una semana sin escuela y sin trabajo. A última hora, compramos una alberca inflable ahí en Costco o Sams, y montamos un Guayabitos en la azotea.

http://twitter.com/pccarrillo