Reporte de inteligencia

Guanajuato,  fábrica de  chocolates

Nadie hizo el proyecto, ni fue el resultado de una gran visión de negocios. La zona de San José Iturbide, Guanajuato, se convirtió, sin planearlo y sin proyectarlo, en una gran región productora de chocolates. Si alguien lo hubiera imaginado, tal vez no sale tan perfecto: Guanajuato es hoy una fábrica de chocolates.

Los niños de la región deben estar felices. Ahí se producen ya los chocolates italianos Ferrero Rocher, los más finos del mercado popular. Y ahora se confirmó la noticia que le dimos en Milenio en exclusiva hace unos días: la llegada de la empresa Mars Chocolate México, productora de las marcas más prestigiadas del mundo.

La nueva inversión es de 160 millones de dólares.

Es una planta de 280 mil metros cuadrados, según anunció ayer el gobernador Miguel Márquez y los directivos de la empresa.

La construcción del edificio comienza en mayo y arranca la producción en el año 2016. La empresa produce el chocolate Snickers, la barra más vendida del mundo. Es una barra de cacahuate, caramelo y cubierta de chocolate, una tentación difícil de resistir.

Esta compañía reporta ventas por 800 millones de dólares en el mundo.

La Mars Chocolate también produce el Milky Way, uno de los chocolates más populares en Estados Unidos. Y sus otros dos productos estrella son el Dove y las lunetas de chocolate M&M.

De tal forma que los mejores chocolates del mercado serán producidos en Guanajuato.

La empresa Mars anunció ayer que México es su sexto mercado más importante del mundo, por lo que la planta de San José Iturbide tiene una posición geográfica privilegiada para hacer la distribución en todo el país. Por lo mismo, el año pasado llegó a esta región una planta de Ferrero Rocher, con una inversión de 190 millones de dólares y una planta laboral de 500 trabajadores.

Guanajuato trae una inercia positiva de inversiones. Están llegando decenas de empresas proveedoras de la industria automotriz, de Japón y Alemania primordialmente, pero también están llegando empresas de otros sectores, como estos chocolateros. La decisión de venir a Guanajuato tiene qué ver con la ubicación geográfica, con la seguridad de la región, la cercanía con EU y con la política de atracción de inversiones del Gobierno del Estado de Guanajuato.

Una inversión atrae a otra, según parece. Para entenderlo mejor, hay que revisar la declaración que hizo ayer Barry O`Sullivan, director general de Mars Chocolate México, cuando explicó sus motivos para abrir la fábrica en nuestro estado. Así lo dijo: “Las inversiones que han llegado a Guanajuato es lo que nos ha dado la confianza para hacer esta inversión”.

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com