Reporte de inteligencia

En Guanajuato, el PRI está en contra de todo

El PRI de Guanajuato es más rudo que nunca. Durante 25 años el PRI fue una oposición moderada en Guanajuato, ante la discusión de los temas y la aprobación de las reformas y los reglamentos.

Ahora el tricolor es una oposición crítica.

El PRI vota todo en contra.

A nivel estatal y a nivel municipal, los priistas están en contra de las decisiones de los gobiernos panistas.

En el Congreso del Estado, los priistas acaban de votar en contra del procurador de los Derechos Humanos, en contra de la auditoría hecha a Toyota y en contra de las auditorías a los municipios.

En el municipio de León, los priistas votan igual todo en contra. Tiro por viaje, los regidores atacan al gobierno de Héctor López Santillana y cuestionan todo. Acaban de votar en contra de la condonación de 3 millones de pesos al equipo León y en contra de la permuta de terrenos con particulares.

El PRI de Guanajuato ha sufrido una transformación. Antes, creían que debían ser una oposición responsable y a veces votaban a favor de las reformas, cuando creían que eran de beneficio para Guanajuato. Eso se acabó.

La dirigencia estatal, encabeza por Santiago García, suele tener posturas críticas contra el Gobierno del Estado, tengan o no la razón. Lo mismo hace el líder municipal en León, José Pedroza Cobián, con todos los temas. Pedroza Cobián ataca por sistema al PAN y a sus gobernantes.

El PRI se ha radicalizado. Es de alguna forma la respuesta del tricolor a la postura del PAN durante la administración de Bárbara Botello, cuando se dedicaron a atacar todos los días, por cualquier tema.

El resultado es que el clima político en Guanajuato, se ha polarizado. Las diferencias entre el PAN y el PRI, cada vez son más profundas. A ver hasta dónde llegan tanto uno como otro. La tendencia es que los pleitos serán cada vez más frecuentes. Y todavía falta un año y medio para la campaña del 2018.

pablo.carrillo@milenio.com