Reporte de inteligencia

Guanajuato es un Detroit en Latinoamérica

Ya está aquí la Toyota.

Increíble. Es la quinta planta automotriz que llega al estado en menos de tres años.

Guanajuato está ganando las inversiones de manera contundente a los otros estados de México (San Luis Potosí, Aguascalientes, Jalisco), y a los otros países de Centroamérica y Sudamérica.

Ya tenemos un clúster automotriz fuerte y competitivo. Primero fue la planta de motores de VolksWagen. Después vino la Mazda en Salamanca. Meses después llegó la Honda en Celaya. Ahora llega la Toyota en Apaseo y el viernes presentan la Ford que se instalará en el parque Castro del Río en Irapuato.

Guanajuato es la zona automotriz de México y de América Latina. Además aquí está la fábrica de llantas Pirelli y la fábrica de General Motors que ya cumplió 20 años en Silao.

Guanajuato vive el boom automotriz. Una isla de crecimiento en un país con dificultades, dijo el The New York Times hace meses.

La visión de los gobernantes de Guanajuato ha permitido consolidar la región. Y hay que darle el mérito a quién lo tiene. La decisión de focalizar hacia el clúster automotriz fue de Juan Manuel Oliva, el ex gobernador de Guanajuato (le apostó al sector automotriz con una estrategia clara). La operación para conseguir las empresas fue de Héctor López Santillana como Secretario de Desarrollo Económico. Y la consolidación de la zona automotriz es mérito del gobernador Miguel Márquez Márquez.

Ellos tres han hecho lo que nunca hicieron los anteriores gobernadores de Guanajuato. Ni Juan Carlos Romero, ni Vicente Fox, ni Carlos Medina, lograron detonar la zona.

Ahora Guanajuato vive un momento histórico y soñado. El crecimiento económico es superior al 5 por ciento anual. Se han creado 60 mil nuevos empleos. Guanajuato se ha convertido en un Detroit en Latinoamérica.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com