Reporte de inteligencia

El Gobernador jugó con cautela en la contienda interna del PAN

El gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez jugó bien en la contienda interna del PAN. Márquez no ganó, pero tampoco perdió.

Su decisión fue no mostrarse públicamente dando el apoyo a alguno de los candidatos. Se creía que apoyaría abiertamente a Ernesto Cordero y a Juan Manuel Oliva, pero no lo hizo. Márquez decidió no asistir a ningún evento de la contienda interna y mantenerse al margen. Claro que sus colaboradores estaban con Oliva –era evidente-, pero él nunca se pronunció a favor. Eso le permitió quedar bien con Gustavo Madero.

Otros gobernadores sí se mostraron en la contienda interna.

Rafael Moreno Valle, de Puebla, apoyó abiertamente a Gustavo Madero, y asistió a varios eventos. Kiko Vega, de Baja California, también dio su respaldo a Gustavo Madero y operó en su estado. El gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, también fue un activista de Madero.

Miguel Márquez, en cambio, prefirió no abrirse. Visto a distancia, Márquez hizo lo correcto.

Si él hubiera dado su apoyo a Cordero y a Oliva –como era esperado-, hoy estaría en una situación complicada con el líder nacional. En cambio, Gustavo Madero, deberá agradecer a Márquez el no haber pintado color en la contienda interna, aún cuando seguramente tuvo presión interna de su paisano Juan Manuel Oliva.

Miguel Márquez también ganó a nivel local.

Los militantes de Acción Nacional saben que Márquez jaló con el grupo de Ernesto Cordero y Juan Manuel Oliva, y la prueba es el triunfo en Guanajuato. Y además Márquez retomó su alianza con Fernando Torres Graciano y Juan Manuel Oliva. De hecho los tres, Márquez, Torres Graciano y Oliva, demostraron que juntos son invencibles en la entidad.

De tal forma que Márquez quedó bien parado en lo nacional y en lo local. Hubo quienes lo cuestionaron por no tomar partido, pero ahora le dan la razón. El Gobernador de Guanajuato simplemente cuidó las formas y le salió. Ahora mantiene el dominio en la entidad y tiene una buena relación con el partido a nivel nacional.

Ya veremos qué ocurre en el PAN con el nuevo dirigente.

Y veremos también cómo se da la relación entre el CEN del PAN y el Comité Estatal porque el grupo dominante en Guanajuato no votó por Madero. También será interesante el observar si el diputado Juan Carlos Muñoz, fue atinado o no en abrirse a favor de Madero. Juan Carlos Muñoz quiere ser presidente municipal de León y su mayor apoyo ahora es Gustavo Madero, pero ya tiene en contra a Juan Manuel Oliva y a Fernando Torres Graciano. Es cuestión de tomar la decisión correcta en el momento justo. Márquez leyó bien el momento. Juan Carlos Muñoz, en cambio, ganó en lo nacional, pero perdió en lo local.

http://twitter.com/pccarrillo