Reporte de inteligencia

Fox pudo ser un Mandela y la dejó ir

En julio del año 2000, Vicente Fox era prácticamente un héroe nacional. Había tumbado al PRI después de 70 años, tenía el respaldo popular y representaba las esperanzas de todo un país.

Sin embargo, Fox dejo ir una oportunidad histórica.

En lugar de hacer los grandes cambios que el país requería y combatir la pobreza, el guanajuatense se dedicó a negociar con los poderosos y a buscar su propio beneficio.

Fox no quiso ocupar un lugar en la historia en donde están los grandes hombres que luchan por su pueblo, como Nelson Mandela.

Aún cuando Fox es un admirador de Mandela.

Durante años, en sus discursos incluía comentarios sobre el líder de Sudáfrica. Ahora mismo, en el Centro Fox, hay fotografías del propio Mandela como un modelo a seguir. El ex presidente de México, conocía la biografía de Mandela y soñaba con ser como él.

Pero a Fox lo corrompió el poder. Dejó de pensar en el pueblo y sólo se preocupó por su futuro económico. Dejó de pensar en las necesidades de México y se dedicó a atender las necesidades de los millonarios. No quiso atender el llamado de un país que esperaba un cambio en él, prefirió pasar a la historia como un millonario más de este país.

Su gran mérito fue tumbar al PRI y, traicionando sus ideales, trabajó al final para regresar al poder al propio PRI.

De tal forma que Vicente será juzgado por la historia de manera negativa. No es un estadista, no es un luchador social, y no es un héroe nacional, mucho menos, un hombre reconocido y admirado por el mundo como él mismo creía que estaba destinado a ser.

Al contrario, para muchos incluso es considerado como un traidor.

La semana pasada, falleció el líder sudafricano Nelson Mandela, y el mundo estuvo de luto. Es una gran pérdida para la humanidad.

El día que muera Fox, en cambio, sólo llorarán en el rancho San Cristóbal.

El grandote Fox, está convertido en un hombre chiquito.

http://twitter.com/pccarrillo