Reporte de inteligencia

Descanse en paz don Alejandro Arena

Cuando arrancó el centro comercial Altacia, ahí estaba don Alejandro Arena Torres Landa, supervisando los detalles, a sus 80 años de edad.

Por ahí me lo encontré cuando la plaza tenía apenas un mes.

Era un fin de semana y la plaza estaba llena. No cabía ni un alfiler. Cientos de personas entraban y salían de las tiendas y los restaurantes. Y don Alejandro recorría hasta el último rincón.

-Estoy feliz - me dijo-. Apenas tenemos un mes y hay mucha gente. Es un gran arranque. La plaza arrancó de maravilla- explicó.

-Así no empezó Plaza Mayor -le dije.

Y me contestó sin dudarlo.

-Para nada. Allá fue un arranque muy complicado. Aquí empezamos con muchas personas. Esto pinta de maravilla. Sólo hay que cuidarla. Hay que cuidarla -agregó.

Don Alejandro Arena Torres Landa era un visionario. Tenía una intuición especial para los negocios. Olía muy bien los momentos y tomaba decisiones correctas. Plaza Mayor es una muestra. Pero la plaza Altacia fue tal vez su última gran apuesta acertada. Aún cuando algunos empresarios no creían en el proyecto en el sur de León.

-Me dijeron que no era buena la ubicación - me dijo ese día don Alejandro, con esa amabilidad derbordante-. Algunos empresarios creían que no era buena apuesta. Pero aquí está la prueba. Altacia nació bien y es un éxito- me dijo, mientras cientos de personas entraban y salían, de compras.

Alejandro Arena Torres Landa era un ejemplo en León. Atendía sus negocios y ayudaba a la sociedad. Fue fundador de los microcréditos Santa Fe y fue el primer presidente del Iplaneg. Aportaba su experiencia a los grandes proyectos de León y era generoso con su tiempo. Siempre tenía un saludo amable y una sonrisa para todo aquel que lo abordaba.

Era una alegría escucharlo. Sus opiniones eran positivas y optimistas. Siempre encontraba una forma de arreglar los problemas y salir a adelante. No es casual que la expresión más común al conocer su muerte este domingo era: “Era un gran hombre”. “Era un buen leonés”.

La última vez que lo vi fue en la inauguración de la autopista León-Salamanca, haces tres meses. La Presidencia de la República le pidió que estuviera en el presidium, con el presidente Enrique Peña Nieto. Los funcionarios del Gobierno Federal consideraron que don Alejandro Arena vestía el evento. Su presencia en los proyectos daba confianza y legitimaba las acciones.

Lo vamos a extrañar.

Guanajuato lo va a extrañar.

Lamentablemente no hay muchos empresarios con ese compromiso social y esa generosidad.

León está de luto.

Hemos perdido a un gran ser humano. Se nos fue un hombre notable. Un ciudadano honorable. Un leonés distinguido. Descanse en paz don Alejandro Arena Torres Landa.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com