Reporte de inteligencia

Crueldad humana en las calles de León

Los narcotraficantes ya le subieron de nivel a la crueldad. A una mujer, en la colonia La Ermita –en el rumbo de Las Joyas-, antier le dieron 17 balazos en el pecho. Y antes de vaciarle la pistola, le fracturaron las piernas a golpes.

A un hombre, su hermano, acribillado en ese mismo lugar, le dieron 15 tiros de gracia.

La auténtica crueldad humana.

El primero de febrero, a un hombre lo asesinaron y lo metieron a un barril de plástico, en la colonia Providencia (atrás de Cementos). Y unos días después, el 6 de febrero, a otro hombre lo entambaron en la Cañada de Venaderos (lo amarraron, lo asfixiaron y lo sepultaron en un barril).

La disputa del territorio, hace que los narcos sean cada vez más despiadados. Tan sólo en febrero, hay nueve asesinatos ligados con los criminales y narcotraficantes en León. El Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), está eliminando a los traficantes leoneses que trabajan para otros grupos del crimen organizado. Los capos de Jalisco se están quedando con el control del territorio, mientras los Caballeros Templarios están dejando espacios en León para regresar a Michoacán (los michoacanos controlaron el bajo mundo en León desde el 2008 hasta el 2012).

Así que los narcos locales, están siendo eliminados paulatinamente. La mujer ejecutada en La Ermita, por ejemplo, era leonesa de la colonia Piletas, pero trabajaba para los michoacanos. Ese día, los gatilleros balearon a otras tres personas en la misma casa de La Ermita y no quisieron asesinarlos, con la intención de dejar un mensaje: nadie puede trabajar sin autorización.

Los narcos están usando nuevas formas de causar dolor para sembrar el miedo. Piernas fracturadas, excesivos tiros de gracia, tambos como tumbas. Actos despiadados que afrentan a los seres humanos y que antes sólo veíamos en Sinaloa y Juárez, pero que ahora lastiman a Guanajuato.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com