Reporte de inteligencia

Córdova, zapatero a tu campaña

El spot del zapatero de José Ángel Córdova es, técnicamente, muy bueno. Es creativo y sorpresivo. La fotografía tiene calidad y el guión es casi perfecto. Juega con la industria del calzado y con los valores de la ciudad, pero habrá qué ver si gana votos.

El anuncio de Córdova apuesta al orgullo local y a la nostalgia zapatera.

De entrada el spot fue grabado en un taller de calzado artesanal. En una pica, como le decimos aquí. Y el zapatero es un señor parecido al zapatero de bronce que está afuera de la Cámara del Calzado.

La idea es ingeniosa.

El viejo zapatero –que habla como un narrador de una película de Disney-, dice que todos los días se despierta con la intención de hacer las cosas bien. “Dar soluciones es un legado que se transmite por generaciones. Así se hace en León”, afirma.

El guión ronda entre los conceptos del trabajador leonés y en una descripción que después acomodará a Córdova. “El futuro se construye con orden y experiencia”, dice el zapatero mientras cose la piel y amarra las agujetas. Y sigue: “Elegir a quien nos guíe nos es fácil. Encontrar a quien esté a la altura de nuestras necesidades”.

Y el remate es preciso: “Alguien que, como decimos aquí, se ponga en nuestros zapatos. Yo por eso elijo a Córdova”. Y aparece el doctor recibiendo un espléndido par de zapatos, como esos que hacemos aquí por miles todos los días.

La apuesta es por el orgullo de la pica zapatera. En realidad las fábricas de zapatos ya no son así, pero el viejo zapatero sigue ahí, atorado en el tiempo. El mensaje es interesante: hacer las cosas bien, el orden, la experiencia. No habla de temas, ni de problemas, habla de hábitos laborales en una ciudad trabajadora. No toca la seguridad, ni el empleo, sino que resalta el espíritu trabajador del leonés y lo liga a Córdova.

Técnicamente el anuncio es muy bueno, pero conceptualmente se queda corto. No hay tema a discutir, no hay propuesta. Pero lo importante es ver si el spot tiene efecto en el ciudadano. Lo valioso es que pueda ganar simpatías y votos, y no tanto que sea agradable. Y ahí está la duda: “¿Mueve este anuncio a definir el voto? ¿Despierta conciencias? ¿Convence?”. El 7 de junio veremos si en realidad la propuesta de imagen dio resultado o no.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com