Reporte de inteligencia

Contaminan conflicto por la basura

Ya todo mundo se metió.

El diputado del PRI, Guillermo Romo, marchó ayer con los recolectores de basura, para exigir un diálogo con el Gobierno Municipal. ¿Cuándo se había visto semejante hecho? Un diputado no necesita marchar para pedir una audiencia, con una simple llamada telefónica podría ser atendido por cualquier funcionario de su mismo partido.

El asunto no era entonces el ser escuchado, sino hacer ruido. Un diputado del PRI haciéndole ruido al gobierno de su mismo partido político.

Y el PAN, es otro caso.

El presidente del PAN, Alfredo Ling Altamirano, se ha metido al conflicto, mediante declaraciones públicas, y según la regidora Verónica García Barrios, con asesoría a los concesionarios.

El conflicto de la basura ya se politizó.

En las redes sociales, Facebook y Twitter, los panistas se la han pasado reventando al gobierno de Bárbara Botello, por el conflicto con la basura. Atacan a la administración y se burlan de las bolsas que hay en las calles.

Un tema social lo hicieron político. Y entonces tal vez se requiera una salida política. En realidad nunca debieron haber parado los recolectores de basura, pero ellos decidieron parar justo para ocasionarle un problema al Municipio.

Y la duda es ¿qué quieren?

¿Que les regresen los contratos? Eso no va a ocurrir. ¿Que les den los 17 millones que cobraban al año? Eso ya se acabó. ¿Qué el Municipio se eche para atrás en su intención de contratar una mejor empresa? Eso es imposible.

Es evidente que los recolectores de basura lo único que buscan es crear problemas en la ciudad y desprestigiar al gobierno del PRI. Ya no hay nada que hacer desde el punto de vista legal. Se terminó el contrato y punto. El Municipio está en libertad de decidir si quiere seguir o no, o acaso alguien piensa que el Ayuntamiento está obligado a seguirles pagando millones de pesos por la recolección.

Los recolectores de basura mamaron del Gobierno durante 25 años y quieren seguir haciéndolo. Y lo más grave es que están manipulando a los trabajadores, diciéndoles que se van a quedar sin empleo. Nada más eso nos faltaba. Que los políticos se metieran al problema de la basura, tratando de ganar votos. Ojo. El tema de origen es el dinero, no tanto la basura. Pero ahora el tema de coyuntura ya no es el dinero, ni la basura, sino los votos. Los votos contantes y sonantes de cara a la elección por la alcaldía de León en el 2015.

http://twitter.com/pccarrillo