Reporte de inteligencia

El Chapo sólo es un símbolo; faltan muchos

Ya cayó El Chapo Guzmán, pero faltan por capturar muchos otros narcotraficantes mexicanos.

Falta Ismael “El Mayo” Zambada, el jefe del Cártel de Sinaloa. Falta Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, mítico jefe de Sinaloa.

Falta Rafael Caro Quintero, quien fue liberado por un juez el año pasado. Falta Servando Gómez “La Tuta”, el jefe de Los Caballeros Templarios.

Falta Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”, el hermano del Señor de los Cielos y nuevo capo del Cártel de Juárez. Falta Enedina Arellano Félix, la jefa del Cártel de Tijuana.

La lista de narcotraficantes que siguen libres, es muy larga.

Falta Enrique Plancarte, El Kike, capo de Los Caballeros Templarios de Michoacán. Falta Ignacio Andrade, El Cenizo, de Los Templarios.

Falta Omar Treviño Morales, “El Z-42”, el nuevo jefe de Los Zetas en todo el país, un hombre despiadado y sanguinario. Y falta Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, el jefe del Cártel de Jalisco Nueva Generación, la nueva organización que tiene presencia en Jalisco y Guanajuato.

Falta también Mario Alberto Beltrán Leyva, “El General”, el heredero de la organización de Los Beltrán Leyva. Falta Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, el sobrino de Los Arellano Félix de Tijuana. Y falta Juan Pablo Ledezma, El JL, el jefe de La Línea (brazo del Cártel de Juárez).

Otros se murieron antes de ser detenidos, como Nacho Coronel (de Jalisco), Nazario Moreno El Chayo (de los Templarios), y Heriberto Lazcano, “El Lazca” (líder de Los Zetas).

Como puede verse, los cárteles nunca se quedan solos. Cuando los capos son capturados, hay muchos interesados en pelear y quedarse con la organización, ya sean los hermanos, los sobrinos o los parientes lejanos. Es un cuento de nunca acabar: Hoy cayó El Chapo Guzmán. Mañana ya hay otro en su lugar.

http://twitter.com/pccarrillo