Reporte de inteligencia

El Cártel de Jalisco tiene bases en colonias de León

Un amigo me llamó por teléfono el viernes y me preguntó que si era seguro salir al cine. Otro amigo me llamó para preguntarme si era conveniente salir a San Francisco del Rincón. Y uno más me preguntó si debía cancelar su cena en un restaurante.

En León sentimos miedo por los narcobloqueos. Muchos no vimos nada -ni un auto quemado, ni un embotellamiento vial-, pero supimos por la TV y las redes sociales que algo grave estaba ocurriendo.

León no está acostumbrado a estos niveles de violencia. Los ciudadanos no sabemos qué hacer y cómo reaccionar. Hubo leoneses que prefirieron quedarse en casa la tarde-noche del viernes porque creían que era muy peligroso andar afuera.

Necesitamos información.

La mejor forma de reducir el miedo es dando información a la ciudadanía. Que el Gobierno del Estado y el Municipio de León nos digan lo que está sucediendo y que nos alerten cuando sea realmente de riesgo. El viernes, por ejemplo, en Jalisco se activó el Código Rojo y aquí no sabemos ni qué es eso.

Lo más grave es que los agresores del viernes son de León. Eso significa que tienen bases en la ciudad y están construyendo redes delictivas en las colonias de la ciudad. Ahí hay que pararlos. Los gobiernos locales tienen la información para desmantelar a esos grupos y no permitir que los narcos avancen.

Ahí está la clave.

El Gobierno Federal debe perseguir al Cartel de Jalisco. Pero el Gobierno local debe encarcelar a todos aquellos mafiosos locales que piensen que pueden quemar autos sin que les pase nada.

La solución del problema está en manos de nuestras autoridades. Que se pongan a trabajar. Que investiguen a los operadores locales. Que los persigan y los metan a la cárcel.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com