Reporte de inteligencia

Caen los capos, pero no les quitan nada

En Guanajuato han capturado a cuatro capos grandes en el 2014, pero la Procuraduría General de la República no les quita nada. Sus propiedades permanecen intactas. Ellos son capturados, pero no hay acciones en contra de los bienes, según la propia información de la PGR.

El primero en caer fue Tirso Martínez, el gran capo de León capturado el 2 de febrero. Su captura tuvo tan poca información que ni siquiera se supo dónde lo agarraron o dónde vivía en León. No hay una casa asegurada, ni una propiedad con sellos de la PGR. Tirso fue detenido y no tenía nada por asegurar.

Después fue capturado en Pénjamo el capo José María Chávez, El Pony, por ser el lugarteniente de Los Caballeros Templarios en el Estado de México y en Guanajuato, pero tampoco le quitaron sus fincas. Ahí en Pénjamo, tenía un rancho, con carril de caballos, y la finca no fue asegurada.

Lo mismo ocurrió con El Cabeza de Marrano en León. Se anunció el gran golpe contra el Cabeza de Marrano, aunque no hay propiedades aseguradas, ni nada.

Ahora el caso de Germán Goyeneche, el supuesto operador financiero de Héctor Beltrán Leyva, El H, pinta por el mismo tipo. El fraccionamiento y club Hípico Otomí de San Miguel de Allende, propiedad de Goyeneche, no sufrió ninguna revisión de parte del Gobierno. ¿Entonces es operador financiero o no? O solo inflan las detenciones para hacernos creer que son peces gordos de la delincuencia.

El Gobierno tiene que ser más profundo en sus investigaciones en contra de los narcotraficantes. No solo se trata de capturar a los capos, sino de desmantelar su estructura financiera y quitarles los bienes. Si no le pegan al dinero de los capos, no servirá de mucho su encarcelamiento. Por cierto, ¿qué le quitaron a El Chapo Guzmán, el capo que aparecía en la lista de los hombres más ricos del mundo?

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com