Reporte de inteligencia

Asombra el estilo  del nuevo jefe de policía en León

El secretario de Seguridad de León, Francisco Javier Salazar Soni, asombró a todos con un detalle para las mujeres. Les dio rosas a las mujeres policías el Día de la Mujer. Es un caballero, es un hombre atento y cordial.

Hay un cambio de estilo en la secretaría de seguridad.

El general Miguel Pizarro Arzate jamás hubiera hecho algo así.

Salazar Soni tiene un estilo muy distinto.

El general Pizarro nunca dio una entrevista oficial.

El nuevo jefe ha dado varias entrevistas en dos semanas.

El general Pizarro casi no asistía a los eventos públicos.

El jefe Soni ha estado en diversos eventos públicos.

El general Pizarro nunca daba una explicación a lo sucedido.

El jefe Soni habla de más. Se mete a los temas y da explicación de lo que sucede.

Es un cambio radical en cuestión de semanas.

Pasamos de tener un secretario de seguridad que guardaba la distancia y que prefería trabajar de manera discreta, a un secretario que le gusta tomar el micrófono y que le gustan los reflectores. Pasamos de un general introvertido a un jefe extrovertido. De un hombre callado a un hombre con facilidad para hablar.

Son visiones diferentes. El General Pizarro se la pasó capoteando los ataques de José Abugaber, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial y el jefe Soni ya le mandó una caseta de policía afuera de la fábrica. El general Pizarro llegó y respetó los puestos de sus subalternos y Soni ya le pidió la renuncia al piloto del helicóptero.

A ver cómo nos va. De entrada la inseguridad y las muertes siguen en el mismo nivel.

Nada ha cambiado desde que se fue el general.

O lo que es lo mismo, nada ha cambiado desde que llegó Salazar Soni.

En marzo ya van cinco o seis asesinatos y ejecutados en la vía pública, como cuando estaba el General.

Y los asaltos y robos, están a la orden del día, como antes.

Tampoco es un tema sencillo.

La llegada de un nuevo jefe no cambiará la situación de la policía de León, como por arte de magia.

Hay que trabajar mucho. Hay que rescatar el espíritu de grupo de esa corporación lastimada por los 500 despidos del polígrafo. Hay que mantener el entusiasmo por servir a la ciudad y llegar a ser la mejor policía de México. Gran parte del trabajo tiene que ver con el estado de ánimo de la corporación.

Tal vez por eso Salazar Soni se muestra cercano a los policías y regala flores a las mujeres policías. A ver si funciona.

http://twitter.com/pccarrillo