Reporte de inteligencia

Arreglar la Policía de León requiere tiempo

Los dos casos de policías violadores y corruptos, desatan las críticas a la Policía de León. De inmediato los partidos politizan el tema y piden renuncias. Y no faltan los críticos que sobredimensionan las fallas en el manejo de la seguridad.

Hay que ser serios.

Para arreglar la Policía de León se necesitan varios años de trabajo. Nadie va a venir a resolver los problemas de la corporación en cuatro meses, ni en tres años. Esa Policía ha perdido la vocación de servicio y la satisfacción de cumplir con el deber. Varios de sus elementos se han torcido y se han embarrado con el crimen organizado.

Es una Policía muy golpeada anímicamente. El despido de 500 elementos hace tres años, porque se les perdió la confianza, lastimó mucho el sentido de pertenencia en la corporación (aún cuando era necesario). Y los bajos sueldos no han sido competitivos ante los billetazos de los mafiosos.

La Policía de León pasa por su peor momento en la historia (desde hace seis años), pero todavía estamos a tiempo de arreglarla. Lo correcto sería hacer un proyecto serio de largo plazo para construir una nueva corporación con nuevos agentes. Algo similar a lo que hicieron en Monterrey, donde despidieron a todos los corruptos y crearon una nueva corporación.

La duda es ¿quién va a dirigir el nuevo proyecto? Por ahora es el secretario de Seguridad, Luis Enrique Ramírez. Él debe encabezar la renovación de la Policía y parece que está tomando algunas decisiones en ese sentido. Lo complicado ahora es que hay voces que ya quieren molestarlo. Los políticos y críticos ya comenzaron a hacer grandes los errores y quieren crucificarlo.

Seamos responsables. Hay que dejarlo trabajar y hay que respaldarlo porque las fuerzas internas de la corporación son las que no quieren los cambios.

Viene lo más difícil. Los mismos policías corruptos tratarán de crear la impresión de que todo está mal para que lo despidan. No podemos nosotros apoyar a los malos.

La seguridad es un asunto de ciudad. No es un tema de partidos políticos, ni de intereses personales. Es un tema de León que debe ser atendido, con seriedad, por el bien de todos los que vivimos en León.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com