Reporte de inteligencia

Alcaldía de León. Terminó el dominio de los empresarios

Sólo hay que revisar los nombres. Al recordar a los últimos 9 alcaldes de León, nos damos cuenta que la gran mayoría eran empresarios destacados. ¿Qué significa eso? ¿Qué sólo los industriales podían llegar al más alto cargo en León?

No era una obligación legal, pero sí era casi un requisito durante 20 años. El dominio de los gobernantes poderosos comenzó con la llegada del PAN al poder a León en 1988.

Carlos Medina era el heredero de una familia destacada, dedicada a la fabricación de suelas.

Eliseo Martínez era un zapatero exitoso.

Luis Quirós llegó cuando tenía la fábrica de moda: Quirelli. Jorge Carlos Obregón era también un importante empresario inmobiliario. Luis Ernesto Ayala era un notable fabricante de botas. Don Ricardo Alaniz era el dueño de la empresa más importante de etiquetas y agujetas para el calzado. Y Vicente Guerrero era el propietario de la cadena de restaurantes Lupillos. En total fueron 21 años de gobiernos dirigidos como una empresa. 21 años de líderes empresariales metidos a la política. En ese tiempo, ningún ciudadano sin riqueza, llegó al cargo. ¿Era casualidad? ¿O así lo decidió el PAN? ¿O así los decidieron los propios empresarios? ¿No había ningún leonés capaz?

La tendencia se rompió con Ricardo Sheffield. El panista no era un empresario, sino un abogado y político de carrera, aunque sí era muy cercano a los empresarios (había sido alto directivo de la Cámara del Calzado). Y el rompimiento siguió con Bárbara Botello, también abogada y política de profesión. Ya llevamos dos alcaldes que no son ricos, sino que son profesionistas dedicados a la política. ¿Quién será el siguiente?

Por el PRI, hay tres candidatos fuertes: un empresario, Jorge Videgaray; un abogado, Martín Ortiz; y un doctor con experiencia en el Gobierno, José Ángel Córdova Villalobos.

Por el PAN, hay cuatro fuertes: un abogado y político de carrera, Diego Sinhue Rodríguez; una abogada y política, Mayra Enríquez; un doctor, Éctor Jaime Ramírez Barba; y un empresario transportista, Juan Carlos Muñoz.

Si aún aplicara el requisito que prevaleció durante décadas –de apoyar a los empresarios-, los candidatos idóneos serían dos: Jorge Videgaray y Juan Carlos Muñoz. Sólo que, para mala fortuna de ambos, esa regla no escrita ya no aplica en León.

A estas alturas, alcalde puede ser cualquiera.

 

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com