Reporte de inteligencia

Para ser Alcalde de León, hay que ganar afuera, y no sólo adentro

Hace cuatro años, ganar adentro del Partido Acción Nacional, era lo importante para ser Alcalde de León. El que ganaba la contienda interna de Acción Nacional, era el presidente municipal de León en automático.

Así que la lucha real por el poder se daba adentro del partido blanquiazul.

Hoy el panorama cambió por completo.

Ahora, el que quiera ser Alcalde de León tiene que ganar afuera en una elección constitucional y ganar la voluntad de los ciudadanos.

Es la nueva realidad política en León.

Luis Quirós Echegaray ganó adentro y fue alcalde. Jorge Carlos Obregón sufrió adentro y ganó fácil afuera. Luis Ernesto Ayala fue designado adentro y arrasó afuera. Ricardo Alaniz batalló en el interior y ganó fácil en el exterior. Vicente Guerrero compitió en la interna y aplastó en la externa. Y Ricardo Sheffield ganó adentro por 14 votos y aplastó a Bárbara Botello en la constitucional.

La clave de todos, fue ganar en el interior.

Aunque eso ya quedó atrás.

Miguel Salim ganó adentro y perdió afuera.

León ya no votó por el PAN en automático, sino que eligió entre dos candidatos.

Se acabó el dominio total del PAN.

Después de 24 años, ya no hay seguridad de un triunfo. De tal forma que el nuevo candidato de Acción Nacional debe trabajar adentro y afuera. Y es que de nada sirve ganar la interna y perder la externa.

Adentro del partido, hoy por hoy, el más fuerte de los aspirantes es Diego Sinhué Rodríguez, porque tiene más trabajo de partido. Pero los otros aspirantes tienen alianzas.

Por ejemplo, Éctor Jaime Ramírez Barba, sería fuerte si el gobernador Miguel Márquez lo apoya en la interna. Y Héctor López, igual, sería competitivo, con un apoyo del Gobernador.

Y lo mismo ocurriría con Humberto Andrade. Sería real aspirante si hace alianza con Miguel Salim. Y Juan Carlos Muñoz tendría oportunidad si Juan Manuel Oliva o Fernando Torres Graciano, le dan su bendición. Pero todo eso ya no es crucial.

La gran disputa del PAN está afuera y no adentro. Y entonces el partido deberá escoger al candidato que sea más popular afuera, sin importar cuántos votos tenga adentro.

Se trata de una dinámica distinta.

El candidato del PAN será definido entonces en función de las encuestas y no de los votos. Y eso lo veremos en el 2014, cuando midan quién de los cinco aspirantes, está mejor posicionado ante la opinión pública con miras al 2015.

Así de simple. El PAN hará lo mismo que hizo el PRI para ganar en el país y en León: designar al candidato que tenga más posibilidades de ganar, con el apoyo de todos. Eso sólo se aprende y se entiende a partir de las derrotas.

@pccarrillo