Reporte de inteligencia

Ahora sí Guanajuato sale a la calle

Un día hay una marcha en San Miguel de Allende, en contra de la Procuraduría y al día siguiente hay una marcha en León en protesta por el incremento de la oruga.

Guanajuato por fin salió a las calles a protestar.

Un día hay una marcha en la caseta de cobro de Guanajuato capital por el gasolinazo. Y al otro día, hay un saqueo de comercios en Irapuato y otra marcha en Celaya.

"Guanajuato ha despertado", así se llama una organización civil que surgió en estos días y cuyo nombre explica de cierta forma lo que ha ocurrido. Quizás es un exceso decir que Guanajuato ha despertado, pero sí podemos decir que Guanajuato por fin salió a expresar sus inconformidades. La gente ahora sí marcha, sí protesta y sí grita. Y el resultado es que nos estamos llenando de manifestaciones y pancartas.

Guanajuato no tiene una tradición de alzar la voz y tomar las calles. Al contrario, aquí eran mal vistas y cuestionadas la expresiones de inconformidad. Los guanajuatenses siempre hemos tenido la impresión de que las marchas son para flojos que no quieren trabajar. Eso es lo que nos enseñaron. Eso es lo que nos dijeron nuestros padres y patrones. Pero Guanajuato está cambiando. Hace cinco años, había dos o tres manifestaciones por año, y en estos días hemos tenido marchas todas las semanas.

Ya estamos aprendiendo a hacer pancartas y a lanzar consignas. Antes, nos daba pena salir a marchar y gritar. Pero ya se nos quitó la pena. Los adultos mayores de León han hecho 15 o 20 marchas en dos meses y siguen protestando. Y es que a veces, el Gobierno no deja otra salida. Y es que a veces, la autoridad no deja otra que tomar una pancarta, alzar la voz y gritar el clásico: "No somos uno, no somos 100. Prensa vendida, cuéntennos bien".

Todos a la calle.

pablo.carrillo@milenio.com