Reporte de inteligencia

Adaptarse a los japoneses

El empresario leonés, Enrique Dorantes, ya hizo cambios en la empresa. Ya no sólo fábrica cubetas y envases de plástico. Ahora fabrica piezas de plástico para los autos de las armadoras japonesas.

Una fábrica leonesa tradicional ya entró a la industria automotriz casi con las mismas máquinas que había usado para la fabricación de cubetas baratas. Solo que ahora fabrica piezas del tablero y los costados de los autos Mazda, Honda y Volkswagen.

Las oportunidades de negocio ni siquiera las hemos dimensionado. La semana pasada, la Secretaría de Desarrollo Económico informó que harán supermercados con productos japoneses porque ya hay una demanda importante de los empleados de las armadoras y de las 66 compañías japonesas que ya están instaladas en Guanajuato. De hecho en León ya hay una tienda de artículos japoneses ahí en la calle Francisco Villa y el mercado de clientes son los mil 200 o mil 400 japoneses que ahora viven en Guanajuato.

Los empresarios ahora tienen el reto de adaptarse a los nuevos tiempos de la industria. Hay que entender que no podemos vivir del zapato toda la vida. Incluso por ahí la Asociación Nacional de Proveedores de la Industria del Calzado (ANPIC) hará una separación de asociaciones para permitir el ingreso de empresas proveedoras que no sean solo de zapatos, sino que incluyan a la industria automotriz.

Hay que adaptarse a los japoneses, con todos los riesgos que eso implica para las inversiones. Habrá quienes hagan apuestas aventuradas y pierdan en el intento, pero habrá quienes le atinen a las inversiones y encuentren mercados nunca imaginados, como Dorantes, quien dejó las cubetas de plástico para hacer las piezas de autos, con una calidad de clase mundial.

http://twitter.com/pccarrillo 

pablo.carrillo@milenio.com