Visión Económica

¿Cómo hacer trabajar nuestro dinero?

Sabemos que vivimos tiempos económicos muy difíciles y el dinero es escaso y nos cuesta mucho trabajo ganarlo, si llegamos a generar un ahorro lo que menos queremos es poner en riesgo nuestro capital, pero, el riesgo es un factor inherente a toda inversión y lo ideal es tratar de minimizar dicho riesgo.

Si preferimos guardar el dinero bajo el colchón, corremos el riesgo de que este se estropee y pueda dejar de servir como medio de pago, adicionalmente existe una variable económica llamada inflación, que implica el incremento de precios y la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero, si el dinero no trabaja, aun estando seguro en una bóveda en el banco, pierde ese poder adquisitivo.

La tasa inflacionaria oscila alrededor del 3 o 4% anual, lo que quiere decir que lo que hoy compramos con $100.00, el año entrante costará $103.00 o $104.00. Lo ideal es poner a trabajar nuestro dinero, ya sea en una inversión directa en algún negocio o de manera indirecta buscar un instrumento financiero que permita hacer crecer nuestro dinero.

Es importante considerar que la tasa de interés en nuestro país es actualmente del 3% y las inversiones en instrumentos de renta fija en la banca pagan por debajo de ese monto y restan aparte un impuesto, con lo cual las tasas netas de rendimiento pudieran ser en un pagaré entre un 1.5 a 2% con lo cual no hacemos frente a la inflación y nuestro dinero cada vez vale menos.

Existen instrumentos financieros de renta variable, que son inversiones de largo plazo pues en un periodo de tiempo corto pudiera sufrir minusvalías, pero se ha demostrado en el largo plazo ser una inversión rentable, pues el dinero crece. Si bien este tipo de inversiones no son para gente con aversión al riesgo, pudieran ser una mejor opción de cuidar lo que tenemos para un futuro.

Los rendimientos que generan este tipo de inversiones son mayores definitivamente que lo que puedan valer los sartenes o el boleto de avión que nos ofrecen por abrir una cuenta bancaria y es un gancho para poner nuestro dinero en una cuenta sin movimiento. Es un lema conocido entre los inversionistas el hecho de que, si tu dinero no genera al menos la tasa inflacionaria, es mejor gastarlo pues el año entrante no se podrá comprar lo mismo con él.

Para esto debemos acercarnos a los expertos.