Visión Económica

Se le acabó la paciencia a la FED

En los últimos días hemos vivido en los mercados financieros una alta volatilidad y la caída drástica del peso frente al dólar estadounidense. La pregunta es ¿Qué origina esto?

Muchos podrían pensar que la causa es que la economía mexicana se encuentra muy mal y es por eso que vivimos esa depreciación de nuestra moneda.

Pero si bien la economía no está avanzando como se esperaba y el crecimiento ha sido muy bajo, no podemos dejar a un lado el hecho de que al menos hemos crecido; tampoco hemos crecido a tasas mayores a la inflación, pero muchos analistas hablan no de la depreciación del peso, sino de la apreciación del dólar.

La economía norteamericana está creciendo a niveles mejores a los que el propio mercado espera y esto ha hecho de su moneda una moneda más fuerte que se aprecia con relación a las del resto del mundo.

En realidad, el peso mexicano ha sido una de las monedas que menos ha sufrido este golpe ya que hay monedas como el rublo ruso o el real brasileño que han tenido hasta un 40% de caída frente al USD.

EU bajó sus tasas de interés a casi 0% (0.25%) esto a manera de incentivar el consumo y con ello hacer crecer la economía, esto después de la crisis de 2008 y hoy que se están viendo los resultados de esta política monetaria relajada, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ve la oportunidad de volver a subir sus tasas de interés y con ello volver su moneda más atractiva.

El instrumento de inversión más seguro del mundo es considerado el Bono del Tesoro de EU; si este país sube sus tasas de interés, estos instrumentos deberán pagar un mejor rendimiento, y el resto de los países deben hacer más atractivos sus instrumentos financieros para que estos puedan ser colocados entre el público inversionista.

Lo que el mercado anticipa es una salida de capitales de los bonos emitidos por el gobierno mexicano para la compra de bonos del gobierno norteamericano ante la inminente alza en sus tasas; por un menor riesgo y un mayor rendimiento, los tenedores de bonos compraron instrumentos en pesos con dólares. He ahí de dónde vienen las reservas internacionales y si se venden esos bonos debemos regresar dólares y así a mayor demanda del billete verde el peso se deprecia, en adición a la menor llegada de dólares por la caída en los precios del petróleo.