Visión Económica

Tiempos electorales

Se acercan elecciones para el próximo 7 de junio y estamos viviendo tiempos en los cuales todos los candidatos se vuelven amigos de los votantes y también vivimos días de una guerra de spots tanto en radio como televisión y redes sociales; si bien, podemos estar de acuerdo con uno u otro partido, lo importante es que todos los mexicanos salgamos a votar.

Es notorio el descontento de muchos y hay quien llega al hartazgo y podemos considerar que el omitir nuestro voto es una reacción que puede hacer ver a nuestros gobernantes que estamos en desacuerdo con lo que están haciendo; pero es importante mencionar que con esa actitud, en vez de mejorar, nos estancamos.

En nuestra zona se elegirán diputados federales, que son la voz de los tampiqueños en el Congreso y son los encargados de gestionar recursos para proyectos en nuestra en nuestra ciudad que sean de bien para la ciudadanía en general; el problema  es que los partidos con tal de ganar un voto hacen una guerra sucia de comentarios que pueden llegar a confundir a los votantes.

Es un hecho que básicamente existen tres fuerzas partidistas en el país y son quienes se han llevado a la bolsa al mayor número de votantes, y si bien pueden ser distinguidos por colores verde, azul y amarillo, debemos considerar al emitir nuestro sufragio, el que se ha realizado por parte de cada uno de ellos.

Siendo neutral y apartidista, debemos considerar que todos tienen factores negativos que pudieran inferir en la decisión del votante; pero a la vez debemos considerar los logros alcanzados, aunque la mayoría pueda considerarlos magros. En esta votación, la finalidad es decidir quién puede estar a favor o contra las propuestas que pueda llevar a cabo el Ejecutivo federal; nuestros diputados son quienes votan en la Cámara dichas iniciativas de ley que pueden repercutir positiva o negativamente en nuestro acontecer diario.

Tamaulipecos: esto es un exhorto a que salgamos a las urnas a emitir nuestro sufragio y participemos en el rumbo del país; no nos callemos, por el contrario, expresemos nuestros agradecimientos e inconformidades para que todos tengamos el gobierno que queremos y esto se vea reflejado en el bolsillo y en lo que llevamos a casa a nuestras familias, ¡para después no quejarnos de lo que hace el Gobierno!