Visión Económica

¿Recesión o simple Desaceleración?

En los últimos días hemos tenido la noticia acerca de la discrepancia entre el gobierno federal y analistas acerca del tema de si México se encuentra o no en recesión, pero ¿Qué implica esto? El valor de la producción de bienes y servicios dentro de la economía de un país en un periodo de tiempo determinado se mide a través del Producto Interno Bruto (PIB) el comparativo de la cifra de producción de un periodo a otro, nos permite saber si crecimos o decrecimos en relación con un periodo o periodos anteriores. 

Oficialmente, tenemos una medición trimestral del PIB que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y para periodos intermedios, contamos con indicadores tales como el IGAE (Indicador Global de la Actividad Económica), que nos brinda un parámetro muy cercano a lo que es el PIB mensualmente.

La recesión, es una etapa de un ciclo económico que implica un retroceso en los niveles de producción de un país, pero para que esta se declare, se requieren de 2 trimestres consecutivos de retroceso en la producción. La desaceleración implica el crecimiento de la economía de un país, pero a un menor ritmo.

En el último trimestre de 2013 la economía mexicana creció en su conjunto y de igual manera lo hizo en el primer trimestre de este año, pero, a una tasa muy inferior a la esperada, lo que hizo que distintas casas de análisis redujeran su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para 2014, pasando de un 3.8% esperado a un 3% El gobierno Federal a través del titular de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, ha salido a la defensa del tema después de una publicación por parte del INEGI en donde el Sistema de Indicadores Cíclicos determino que México se encontraba en un periodo recesivo. 

Desde el punto de vista económico, esta desaceleración ha provocado esta alarma, si bien técnicamente no se puede declarar a México en etapa recesiva, si debemos tener en cuenta que la producción ha sido insuficiente y todos los sectores apuestan mucho a las reformas propuesta el año pasado para que sus beneficios empiecen a permear dentro de la sociedad y podamos llegar a niveles de producción que permitan la generación de empleos para que el efecto multiplicador haga llegar los beneficios a todos los hogares y bolsillos de las familias mexicanas.