Visión Económica

El PNI y situación política actual

Esta semana el gobierno federal dio a conocer el plan nacional de infraestructura (PNI) que contempla un gasto de 7.7 billones de pesos en el periodo 2014–2018, una cifra que supera al ya histórico presupuesto de la federación para este 2014. 

De este monto, se destinarán recursos a distintos rubros, tales como infraestructura hidráulica, férrea, turística, carretera y petrolera.

El gasto gubernamental siempre es dentro de la economía punto de partida clave para que la espiral económica gire y el efecto multiplicador de la economía aliente el aparato productivo del país y se generen empleos.

Es interesante mencionar que la liberación de recursos no ha sido la esperada y por eso tuvimos el año pasado un crecimiento magro del 1.1% del PIB.

Esto se da en el contexto en que la tercera fuerza política del país, el Partido Acción Nacional está por elegir a un dirigente nacional y los candidatos entran en dimes y diretes, esto lo han expuesto en los medios de comunicación y en el debate de esta semana. 

Por una parte, un Madero sensato comentando que es una lástima que un actuario como Cordero maneje tan mal los números y por otro lado, un Cordero atacante culpando a Madero de sus alianzas con el partido gobernante que no ha cumplido las expectativas del pueblo mexicano. 

Si bien el contexto global ha sido difícil, me surgen ciertos datos que cuestionaría con curiosidad. Si bien el crecimiento de 1.1% es mediocre y considerando que es un primer año de administración.

¿Acaso ya olvidamos que en los 2 primeros años de ambas administraciones blanquiazules fueron negativas las cifras de crecimiento del PIB? Si bien, parte del PNI y sus fondos están destinados a la construcción de vivienda, ¿habremos ya aprendido la lección que nos dejó la gran inversión en este rubro en el sexenio anterior? Para muchos los resultados de esa gran inversión, son solo la gran cartera vencida que hoy tiene el INFONAVIT y lo que llevó a las vivienderas más grandes del país casi a la quiebra, hoy 2 de ellas en concurso mercantil y las miles de casas abandonadas  por su mala calidad y mala ubicación.

Nuestros representantes y los partidos políticos representantes de las minorías, deben sin duda comprender que en la división interna inicia su fracaso y la prioridad para todos deben ser los mexicanos.