Visión Económica

Datos económicos de octubre

Ha sido este un mes de muchas cifras que hoy llega a su fin, en espera de dar el penúltimo empujón a la economía este año. Hemos visto un dólar un poco más estable acercándose cada vez más a los pronósticos de $16.50, ante la extensión de la agonía por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos por el incremento de su tasa de interés que mantuvo sin cambios el pasado jueves y permitió al Banco de México mantener su tasa de referencia en el mismo nivel del 3 por ciento.

Este fue mes de reportes por parte de las empresas a la Bolsa Mexicana de Valores y hemos visto en general, salvo ciertos casos, que las empresas han visto reducidos sus márgenes de utilidad y esto podemos comprobarlo en el hecho de que las empresas no han trasladado al consumidor final el impacto que el tipo de cambio genera en el costo de sus insumos, esto con la finalidad de mantener sus ventas estables y no inhibir el consumo, que sería una medida más dañina para la economía mexicana y por ende los datos de inflación siguen a la baja siendo el dato de la primera quincena de octubre, el más bajo de la historia, con un 2.47 por ciento, lo que permite al banco central mantener sus tasas antes de reaccionar de manera anticipada ante un cambio por parte de Estados Unidos.

El desempleo viene a la baja, pero aún se tiene una expectativa de generación de empleos este año de entre 650 mil y 750 mil, cifra que si bien denota un crecimiento marginal de la economía, aún dista del millón de empleos que México debe generar para dar cabida a los recién egresados, adultos mayores y personas con capacidades diferentes que crearían una cultura laboral totalmente incluyente.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), a cargo de Christine Lagarde, dijo esta semana que ve en México un panorama alentador en comparación con muchos otros países emergentes, como lo es el caso de Brasil que lleva ya en lo que va del año la reducción de su calificación crediticia por parte de dos de las tres más importantes calificadoras en el orbe y pone en duda su capacidad de pago y por ende lo vuelve menos atractivo a la llegada de inversión, oportunidad que México debe concretar y atraer inversiones, apoyado por el crecimiento que está teniendo Estados Unidos, pues así exportamos más nuestros bienes intermedios, materias primas y manufacturas.