Visión Económica

¿Qué es la Bolsa?

Hemos platicado en columnas anteriores acerca de temas de ahorro e inversión y tocado superficialmente el tema y con esto podría surgir la duda acerca de un instrumento del cual escuchamos hablar a diario en las noticias, “La Bolsa”. 

¿Qué es y para qué sirve? También hemos hablado de la oportunidad de los gobiernos de allegarse de recursos financieros frescos y baratos, pero, ¿acaso la Bolsa es para todos? La Bolsa Mexicana de Valores es una institución, intermediaria financiera regulada que permite a los inversionistas poner su dinero en las empresas que solicitan capital para financiar sus inversiones y operaciones a cambio de un premio o rendimiento sobre el capital invertido.

Las empresas, al requerir inyecciones de capital fresco a bajo costo, ofertan deuda, documento que asegura al inversionista un rendimiento por el capital prestado, o acciones, que representan una parte alícuota del valor total de la empresa y reciben dividendos.

Los inversionistas por su parte, buscan obtener por su dinero un rendimiento mayor a la tasa de interés de mercado (3.5% aprox.) y también buscan evitar los efectos de la pérdida de poder adquisitivo por la inflación.

La oferta y demanda de acciones por el desempeño de las empresas en el mercado van dando un distinto valor a las mismas y por ende su precio cambia día con día, razón por la cual una inversión bursátil debe considerarse como una inversión de largo plazo, pues nuestro capital pudiera sufrir minusvalías en el corto plazo.

Como ejemplo, 2013 fue un año negativo para el mercado bursátil en México, hablando del Índice de Precios y Cotizaciones, que es el principal indicador y engloba a las 35 empresas de más peso en la BMV; pero en lo individual hubo empresas que tuvieron muy buenos resultados y por consiguiente, buenos rendimientos, pero no olvidemos que no es bueno poner todos los huevos en una sola canasta, debemos buscar opciones para diversificar el riesgo inherente en toda inversión.

Aun cuando 2013 fue malo en México, hubo bolsas como la peruana, que dieron rendimientos rondando el 100% o por cada 100 pesos invertidos, al final del año se obtuvieron otros 100 pesos de ganancia, doblando el capital. 

Busquemos opciones alternativas a las tradicionales que no generan y son consumidas por la siempre dañina inflación.