Emprendiendo con sentido humano

Nuevos emprendedores

Ashley Qualls, Cameron Johnson, Julieth Brindak y David and Catherine Cook son algunos nombre que probablemente no hayan oído nombrar jamás, pero que tienen algo en común: son jóvenes que se hicieron millonarios antes de cumplir los 20 años.

Sus compañías LayoutLoot, GreetingCard Green, Miss O’Dough y  Yearbook Yen pueden no ser tan conocidas para todos aquellos mayores de 30 años, pero lo son en el cyberespacio y ahí es donde han hecho sus fortunas.

No son los más ricos del mundo pero tienen suficiente dinero para poder retirarse y no tener que volver a trabajar.

Ellos desde muy temprana edad decidieron que no querían un empleo tradicional y empezaron con negocios online en temas que les apasionaban, y gracias a eso se hicieron ricos.Este grupo de emprendedores son parte de la generación Y, más conocida como millennials y  el estilo de vida que llevan es al que todos aspiran.

Esta generación esta basada principalmente en las siguientes características: emprendedores, impacientes, conectados con el mundo, necesitan retroalimentación constante, buscan el respeto de todos sin importar la edad, autodidactas, viven el presente y son móviles e independientes.

Esta generación se preocupa más que ningún otra en encontrar el propósito de su vida antes que buscar la seguridad del futuro y es la primera que aprende de manera diferente a sus padres, por lo tanto, tiene expectativas muy diferentes de lo que quieren para sus vidas.

Para este grupo de jóvenes es más importante contribuir positivamente en el mundo y lograr la satisfacción personal que hacerse ricos, y es por eso que tienden a ser tan inestables ya que aun cuando tengan un empleo bien remunerado, si este no los hace felices, buscarán otro.

Los millennials tienden a durar un máximo de cuatro años en un trabajo fijo, por sentir que ya no tienen nada más que obtener de dicho trabajo.

Esta inestabilidad es muy importante, dado que el millennial que logra encontrar a temprana edad el propósito de su vida es muy probable que sea feliz y le vaya muy bien, pero para el que no lo ha encontrado puede estar frustrado y volverse improductivo.

Ya sea que a esta generación la tengamos como hijos, alumnos, empleados o empleadores,es importante entenderla; son la generación del presente que formará el futuro.