VADEMECUM

El tesoro del hombre: Los Testículos

Las molestias testiculares generalmente tienen que ver con infecciones o traumatismos. El hombre se encuentra muy vulnerable a los golpes; los genitales expuestos “al aire” son indispensables para mantener una temperatura óptima inferior al resto del cuerpo, que permita la formación adecuada de espermatozoides.

La reproducción es la meta máxima de la especie humana, a cual-quier precio; por eso la hipersensibilidad testicular es una forma de protección de los testículos y sus semillas los espermas. Otro fenómeno que produce dolor en los testículos son las infecciones, sin embargo en esta situación el dolor es mucho menos intenso, puede durar días y se acompaña de fiebre, los testículos son dolorosos cuando se tocan.

El uso de analgésicos, antinflamatorios y antibióticos puede eliminar la infección. 

Sin embargo cuando el hombre de entre los 20 y 40 años logra tocar una “bolita” en los testículos, es peligroso; sobre todo si esa masa de alrededor de un centímetro como si fuera un “frijol” es dura, fría y no duele. Una vez que se detecta una masa o bolita testicular lo que sigue es realizar un ultrasonido para confirmar la presencia de la masa.

Cuando se confirma la existencia de una masa testicular de esas caracte-rísticas, es muy probable que se trate de un tumor o cáncer. El cáncer testicular en etapas tempranas puede ser tratado con la extirpación testicular y la eliminación de los ganglios abdominales, con el objetivo de evitar y eliminar las posibles metástasis. La cirugía se realiza por vía abdominal.

La etapa avanzada del cáncer testicular ya implica siembras o metástasis a mayor distancia, como el pulmón.

En los casos más avanzados, el tratamiento de cirugía se combina con quimioterapia. Hay un grupo de pacientes que al momento de nacer, no se encuentran los testículos en el escroto; en estos niños recién nacidos el testículo no descendió del abdomen al escroto durante su desarrollo intrauterino. Por lo tanto hay que operar a estos niños en los meses siguientes para descender quirúrgicamente el testículo que “se quedó” en el trayecto del abdomen al escroto.

Cuando los testículos permanecen en el abdomen y no son descendidos a su sitio escrotal, la posibilidad de que ese testículo abdominal desarrolle cáncer es muy alta. La extirpación de los testículos “castración” trae como consecuencia esterilidad, y en ocasiones problemas en la eyaculación. Por eso antes de extirpar los testículos se puede obtener semen y conservarlo en bancos de semen. 


vademecum_64@yahoo.com